*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

domingo, 19 de junio de 2016

Carta abierta a PPK : ¿Sabe usted, futuro Presidente, para qué sirven las políticas culturales?


https://lamula.pe/media/uploads/t/4466cd50bd830a71cc9ff260b1f7b668.jpg

¿De qué sirve meter presos a los delincuentes, si lo que hoy tenemos es una sociedad que sistemáticamente “produce” delincuentes?
Sr. Pedro Pablo Kuczynsky:
¿Dónde se educan hoy los ciudadanos? ¿Dónde forman hoy sus hábitos de vivir y sus visiones del mundo? ¿En la escuela o en la calle? ¿En el aula o...
mirando la televisión, entrando a internet, escuchando la radio, leyendo los titulares, saliendo al barrio? Más allá de violencia y publicidad, ¿qué ofrecen hoy las calles peruanas?
Estas preguntas apuntan a constatar dos hechos: por un lado, la reforma de la educación no debe estar concentrada solamente en un trabajo al interior de la escuela y, por otro, las nuevas medidas de seguridad ciudadana no servirán de nada si solo se dedican a reprimir. ¿De qué sirve meter presos a los delincuentes, si lo que hoy tenemos es una sociedad –una cultura- que sistemáticamente “produce” delincuentes? ¿De qué sirve reformular la escuela si hoy tenemos una sociedad –un mercado- que solo fomenta frivolidad?
Las políticas culturales han estado ausentes en la campaña electoral. En realidad, todavía ni el ciudadano común, ni los periodistas, ni la clase política existente saben bien cuál es su utilidad y para qué sirven. El presidente Humala, como en muchos otros temas, ha estado perdido en este asunto. Más aún, luego de cinco años, el Ministerio de Cultura no ha sabido  producir un discurso contundente sobre su importancia. Aunque al interior del ministerio se desarrollan programas muy importantes -y hay gente muy valiosa trabajando en ellos- su discurso sigue siendo el mismo que el del viejo INC.
Las políticas culturales no afirman que los políticos son los corruptos y los ciudadanos son honestos. Las políticas culturales constatan que vivimos en una cultura cuyos vínculos humanos están muy deteriorados y que, desde hace mucho, nos hemos vuelto una sociedad con gravísimos problemas de convivencia social. Hoy la corrupción se ha vuelto un hábito cotidiano que se practica desde los negocios más pequeños hasta los estudios de abogados más grandes. Hoy seguimos siendo una sociedad machista que cuenta con altísimos índices de violencia familiar en el continente. Hoy somos una sociedad homofóbica intolerante hacia la diversidad sexual y, sin duda, seguimos sin construir un Estado verdaderamente laico. Hoy seguimos siendo una sociedad racista llena de estereotipos y rencores. Somos hoy una sociedad sin conciencia ecológica, sin memoria histórica, una sociedad consumista donde las noticias de la farándula vergonzosamente acaparan lugares en todos –todos- los medios de comunicación. Para muchos, si algo vende todo está justificado.
¿Sabe usted, futuro Presidente, para qué sirven las políticas culturales? El Ministerio de Cultura todavía no ha sabido explicarlo. Las políticas culturales sirven para intervenir en la “forma de vivir” de una comunidad, en los “hábitos cotidianos” de nuestra vida ordinaria. Las políticas culturales no se limitan a promover la presencia de restaurantes carísimos en las huacas del Perú. A diferencia de todos los otros ministerios que se preocupan por desarrollar solo su sector, las políticas culturales intentan intervenir en toda la sociedad, democratizar la producción cultural para ofrecerles a los ciudadanos nuevos modelos de identidad, para promover nuevos imaginarios sociales y nuevos intereses públicos para activar otras formas de  vivir en comunidad. Insisto: no se soluciona la violencia contra la mujer metiendo presos a los violadores porque lo que hoy tememos es una sociedad que produce violadores por todos lados. Las políticas culturales afirman que el machismo se combate visibilizándolo simbólicamente y ofreciendo así nuevos modelos de identidad.
¿Cómo se hace eso? Democratizando el buen cine, las exposiciones de fotos, las galerías de arte, el buen teatro, la poesía, la música y la danza, promoviendo todas las artes, activando el trabajo cultural en los barrios. Dicho en más fácil: si queremos realmente reconstruir el vínculo social, si queremos realizar una verdadera reforma educativa, no podemos privatizar la cultura (hoy los libros siguen siendo caros, el teatro es imposible de pagar, etc) sino democratizarla, promoverla intensamente, generar -por todo el país- espacios públicos (verdaderamente públicos) cargados de oferta cultural alternativa.
Actualmente, el Ministerio de Cultura sí cuenta con un programa al respecto. Se llama “Puntos de Cultura” y es un programa que ha sido muy exitoso en muchos países. En estos cinco años, los gobiernos, sin embargo, no han sabido darle la importancia que se merece aunque ayer finalmente el congreso ha aprobado la ley. Una verdadera reforma educativa del país debería potenciar dicho programa. Hoy el presupuesto asignado a educación es casi cinco veces mayor que el de cultura. Actualmente, existen además importantísimas iniciativas promovidas desde la sociedad civil que trabajan bajo esa visión y cuyos resultados son notables. ¿Sabe usted cuáles son? Música en los barrios, cine en la calle, poesía en espacios públicos


Publicado en: https://victorvich.lamula.pe/2016/06/17/carta-abierta-a-ppk-sabe-usted-futuro-presidente-para-que-sirven-las-politicas-culturales/victorvich/

No hay comentarios:

Publicar un comentario