*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Nosotros, la Generación de los 70, quisimos cambiar el mundo.

Por: Mario Alejandro Delgado Vásquez
Fuimos pobres y vivíamos como millonarios. Muchos se fueron muy pronto a las estrellas, y los que nos quedamos, asumimos la dura tarea de continuar….mi primer homenaje hoy es para ellos, que se quemaron el cerebro hasta el último cartucho. He escogido sólo cuatro que me atañen de manera directa, por ser muy cercanos, hay más, muchísimos más…qué duda cabe. A Hugo Salazar del Alcázar, que logró la última gran página cultural de la Cultura y al que lo llamaban los...
embajadores, buscando una entrevista, a Alberto Beto Montalva y Luis Felipe Ormeño, quienes con su Teatro del Sol y sus ideas, nos volaron el cerebro, y finalmente a nuestra primera anti racista, Maritza Gutti, quien logró convencerme de que “nadie es mi enemigo, nadie”. Y desde ellos a los millones en el mundo que trabajan duro para cambiarlo.
Me ha costado mucho “entender” sus prematuras partidas, y la tarea “inconclusa” que nos han dejado; pero de lo que si doy testimonio es que se fueron agotados, dándole todo, hasta el final. Cuando leo de mis generaciones, no estoy hablando sólo de los que resistieron a mi lado, en el Laboratorio. Hablo también de toda la generación de actores de los 70, de los que combatieron al lado y en contra de Velasco, el primer militar revolucionario, la generación de Sendero, los eternos homicidas por convicción ideológica, la generación de la oficialización de la corrupción con su “inocente” Fujimori y su nefasto Montesinos, y finalmente la generación de la utópica democracia que nunca tuvimos, Toledo, Alan y ahora Humala.
A cada generación le tocó ser distinta a la otra. Cada generación fue heroica en sí misma y a su manera todas quisieron cambiar el mundo. Y yo, que he sido mudo testigo de éste proceso, o casi todo, les digo a los que se fueron y a los que aún están, cambiamos el mundo. Y en realidad el mundo siempre cambia. A veces muy lento a veces muy rápido. A mi generación le tocó el inicio de la velocidad y a las que vinieron, el “fierro a fondo”. El vértigo. El mundo globalizado, electrónico y con su máximo sueño, el Facebook. La globalización del conocimiento y la cultura. Y con toda la futilidad que éste proceso de cambios entraña, hoy me he levantado optimista. El mundo sigue cambiando. Hoy las generaciones del siglo XXI son ricas; pero quieren vivir como pobres. Cambien el mundo. Hasta las estrellas. Como diría Eugenio Barba o Job Stevens. Por nombrar algunos que ya cambiaron el mundo.


Publiado en: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10207930952376862&set=a.3174243480185.250180.1388494448&type=3&theater

No hay comentarios:

Publicar un comentario