*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

martes, 11 de octubre de 2016

Los Panamericanos de Lima y la falsa disyuntiva que desatan los problemas en su organización


https://lamula.pe/media/uploads/t/035520a9dc0405d40b26b2e8f1843df2.jpg

El retraso de las obras y el costo de la inversión ha hecho que algunos se empiecen a preguntar si vale la pena el esfuerzo y dinero que significarán este evento para el país. Aquí ensayamos algunas respuestas.
El retraso de las obras que Lima requiere para acoger los Juegos Panamericanos del 2019 y los problemas que hay para su organización, han...
generado no solo gran revuelo político, que el fujimorismo está usando, como excusa, para buscar bajarse al ministro de Educación, Jaime Saavedra, cuyo sector es responsable del tema, sino que han provocado que mucha gente de a pie, en las calles, oficinas, en sus casas y en redes sociales, se empiece a preguntar si vale la pena realizar el mayor evento deportivo del continente en el país, con tantos otros problemas y necesidades que atender.
En un país como el Perú, es entendible que más de uno haya empezado a poner en duda la pertinencia de organizar los juegos, a cuestionar si no es mejor que toda esa plata -entre las inversiones previstas y costos operativos, los Panamericanos demandarán unos S/ 4.125 millones, según cifras que dio el lunes Saavedra en el Congreso- sirva para construir hospitales y colegios, por ejemplo. Que es un lujo que no nos deberíamos dar, dicen algunos.
Pero se trata en realidad de una falsa disyuntiva, por varias razones. Y si bien las 22 instalaciones deportivas que acogerán las competencias de 2019 en la capital están aún solo en maquetas, de lo que es en gran parte responsable el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio -a quien en el Congreso nadie parece querer pedirle explicaciones-, a estas alturas ya no se puede dar marcha atrás. El papelón sería mucho mayor que un eventual fracaso en la organización, que las autoridades juran que no ocurrirá, que aún se está a tiempo para lograr realizar unos juegos exitosos, pero que hay que correr. Una delegación de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) llegará a fines de octubre a nuestra capital para realizar una supervisión de os trabajos.
"Ese tema que se está planteando en el debate en los últimos días es una falsa disyunción. Parte del desarrollo económico de un país incluye la posibilidad de ser sede de un evento deportivo de esta magnitud. Perú ya fue candidato a los juegos del 2015 y perdió ante Toronto, y ahora los ganó para el 2019. Lo que pasa que en el Perú el deporte está supeditado a un presupuesto que viene en el pliego del sector Educación. En muchos países latinoamericanos, el deporte tiene su propio ministerio y su propio presupuesto. Por eso cala esa idea de que en lugar de gastar en escenarios deportivos hay que hacerlo en hospitales",  nos señala Juan Carlos Ortecho, periodista deportivo.

El impacto social

Como todo gran proyecto, implica riesgos de malos manejos y corrupción en las obras y concesiones. Ha pasado en otros casos, como en Río, ahora último, donde se cuestionó mucho la organización de los Juegos Olímpicos por el alto costo de las obras en un país que atraviesa una grave recesión, pero es obligación de las autoridades ser transparentes y poner los candados necesarios para que eso no pase, y los medios y la sociedad deberán estar atentos y vigilantes.
Pero lo cierto que es los Juegos Panamericanos trascienden a lo deportivo. El impacto positivo en el corto plazo para Lima y para el país se verá en el turismo, por ejemplo; a mediano y largo plazo, la infraestructura deportiva será un legado importante para el Perú. "En esto estamos absolutamente famélicos. El Perú no tiene escenarios deportivos, Lima no tiene escenarios deportivos decentes para el desarrollo del deporte, que es parte integral de cualquier sociedad", manifiesta Ortecho.
"¿Por qué se pone al deporte como la última rueda del coche? Porque el deporte tiene esa imagen de pasatiempo, de algo dispensable cuando no es así. No digo que el deporte sea lo primero, pero me parece absurdo decir que no se debe de gastar en los Panamericanos y sí en hospitales. Planteo más bien otra pregunta: ¿podremos invertir en hospitales y también en los Panamericanos?", agrega.
La infraestructura para los Panamericanos va más allá de escenarios deportivos, también. Implica mejor transporte, mejores vías de acceso, etc. La capital peruana ganó en 2015 la sede de los Panamericanos -se impuso a Santiago de Chile-, por el el compromiso de nuestras autoridades de implementar del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima y Callao al 2035 (PLAM 2035). Pero que ahora Luis Castañeda se resista a hacerlo, es un tema que también debe explicar el alcalde.
Hay casos concretos del impacto social que pueden tener eventos deportivos de esta envergadura para las ciudades que los acogen. El más claro ejemplo de la utilidad de la inversión para el futuro es Barcelona, cuando organizó los Juegos Olímpicos de 1992. Pero también, claro, hay de los otros casos, donde los réditos posteriores no fueron los esperados.
"Hay casos como el de Barcelona, donde se empieza a pensar como una ciudad distinta a partir de Juegos Olímpicos del 92, pero también hay casos como el Santo Domingo en el 2003, con los juegos Panamericanos, donde lo que quedaron elefantes blancos, y el impacto (positivo) fue menor; o el caso de Guadalajara (que hizo los Panamericanos de 2011), donde si bien hubo mucha controversia al inicio, como en Lima, con la diferencia de que en México hay una realidad distinta por la violencia del narcotráfico, el balance fue positivo: heredó una infraestructura que no tenía, las cifras de turismo mejoraron, y también significó un despegue para el deporte: México ha tenido mejores resultados en el ciclo olímpico luego de Guadalajara y ahora cuenta con uno de los mejores centros de alto rendimiento atlético de Latinoamérica", explica Ortecho.
Y quizá más importante aún es que los Panamericanos o los Olímpicos, son juegos que representan la posibilidad de pensar en ciudades "más amables", de solucionar los problemas urbanos que representan un lastre para la sociedades. "Lima es un ejemplo vivo de esto. Pero no se está hablando de la responsabilidad de la Municipalidad de Lima, en este juego de poder que ha significado la organización de los Panamericanos. Hasta ahora todo ha sido trajín político, y no hay, más allá de un gesto de PPK de decir 'sí, vamos a hacerlo de todas maneras', un consenso en todas las fuerza políticas para sacar adelante este evento", dice el periodista.

Publicado en: https://redaccion.lamula.pe/2016/10/11/los-panamericanos-de-lima-y-la-falsa-disyuntiva-que-desatan-los-problemas-en-su-organizacion/acastro/

No hay comentarios:

Publicar un comentario