*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

miércoles, 21 de enero de 2015

Alguien ha malinformado a la teniente alcaldesa de Lima y ahora vuelven las obras sin rumbo

Pobre Patty, le están pasando mal el dato. Foto: La RepúblicaPor Diego Pereira 


Pobre Patty, le están pasando mal el dato. Foto: La República

La nueva teniente alcalde de Lima, Patricia Juárez, dijo en una entrevista con Jaime de Althaus que el PLAM 2035 casi no existe y que “no está en un 80%” sino que “lo que se ha hecho es solamente un diagnóstico” Hrmmm. Como sospecharán eso no es verdad. Nosotros conversamos con el que dirigió todo el asunto y esto fue lo que nos dijo
“Lo más probable es que no lo haya leído y el equipo técnico que tiene le ha informado mal”
Ya, ya sabemos que no sabes qué es el...
PLAM 2035 o 1990. Para eso estamos, para hacerte la vida más fácil. Pero antes mira este video donde Patricia Juárez le hace agg al PLAM.





Lo que Patricia Juárez no sabe

Después de ver el video, te debe haber quedado claro que Patty Juárez no sabe ni qué es el PLAM 2035 y menos quién es José García Calderon. Este señor fue el Jefe del Proyecto Especial y estuvo encargado de diseñar este plan de desarrollo urbano. Ahora sí, pasemos a lo importante.
Tú tampoco lo conocías
Tú tampoco lo conocías


¿Qué es el PLAM 2035?

El Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima y Callao (PLAM) es quizás el instrumento más útil que puede tener una gestión cuya bandera son “las obras”. Pero en realidad sirve para cualquier gestión.
Esta es la cuarta edición del PLAM, que nació como un esfuerzo independiente y libre de ideologías, un esfuerzo conjunto -coordinado incluso con el Callao- pues es una hoja de ruta. Esta iniciativa fue reactivada durante la gestión anterior y el Instituto Metropolitano de Planificación (IMP), la Gerencia de Desarrollo Urbano (GDU) y el Servicio de Parques (SERPAR) formaron parte de ella.
Pero, ¿para qué sirve? Pues el PLAM se encarga de señalar cómo lograr que las obras ediles y regionales tengan un impacto positivo y sean, en suma, útiles. Y lo mejor es que es útil para todos: para los de izquierda, para los de derecha, para los de centro y para los del APRA (que nadie sabe qué son).
El PLAM planifica el crecimiento de la ciudad y -en este caso- su proyección hacia el 2035. De esta manera todas las distintas gestiones metropolitanas, distritales, vecinales, empresariales e incluso el perro de la esquina podrán orientar a la ciudad hacia un desarrollo de la pitrimitri.
Pero claro, en este país primero se pone la piedra y luego se pregunta.
Como les decíamos este es el cuarto PLAM que se propone en la historia de Lima. Los anteriores se quedaron a medias, no cumplieron con su cometido. ¿Cómo saberlo? Bueno, mira a tu alrededor.
Pero claro, no es culpa del PLAM, es culpa de quienes jamás se preocuparon por aplicarlo. El mismo documento nos alerta de estos cuatro problemas que necesitan atención:
  • La incapacidad del Estado para darle al 30% de limeños un lugar decente donde vivir
  • La informalidad como forma de vida y el Estado que la permite y avala
  • Hay 49 distritos y dos provincias en Lima y Callao, esto es irracional
  • El colapso de los sistemas de agua, desagüe, de espacios públicos, salud, educación, industria, movilidad urbana y transporte (o sea, todo)
Más claro, imposible.

¿Qué es el PLAM 1990?

Técnicamente no tiene ese nombre, pero ese es el PLAM que ha estado vigente hasta ahora y que por alguna extraña razón seguía siendo consultado, a pesar de que tiene más de 20 años y que su diagnóstico se encuentra obsoleto. Ojo que no estamos hablando del Baldor de tu abuelo que pasó de mano en mano sin problemas. Las matemáticas no cambian, la sociedad sí.
Así lo explica García Calderón:
Es absurdo no planificar y el PLAM del año 90 ha quedado desactualizado por la desestructuración de los órganos estatales en el año 92. El PLAM es como la Constitución, si pierde vigencia no sirve. Ni Andrade ni Castañeda se preocuparon por actualizarlo. Fue Villarán quién decidió actualizar el plan en el 2013, aunque nosotros queríamos que fuera en el 2011…
Como decíamos, en este país nadie planifica. Pese a que debería haber sido desestimado, se consideró que la vigencia del antiguo PLAM terminaba el 2010.

¿Es solo un diagnóstico?

Que no te engañen -como aparentemente le han engañado a la teniente alcalde, amigo. El PLAM 2035 está listo, completito y esperando tu descarga. Son 4 tomos de información detallada sobre todo, todo, TODO lo que se necesita en Lima.
Es cierto que existe un diagnóstico, pero como dice García Calderón con precisión matemática: solo representa un 12.5% por ciento de todo lo que está en el papel, el otro 87.5% son las propuestas.
Por si no quedó claro: no es solo un diagnóstico.
Encima, existe un informe del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-HABITAT) dando tres recomendaciones para la implementación del PLAM 2035.
recoms
Básicamente lo que dicen es “broder, sigan adelante, esto va a funcionar”. Y, ojo, estamos hablando de las Naciones Unidas, no de una ONG caviar.

¿La gestión de Castañeda la ha leído?

Claramente no. A menos que tengan un serio problema de comprensión lectora quien quiera que sea el que le ha contado a Juárez sobre el PLAM 2035. Aunque García Calderón da una explicación bastante sencilla:
No han permitido que se explique en la transferencia [de mando], solo tenían interés en revisar la parte administrativa, ver los gastos, cuánto costó y todo eso. En ningún momento ha habido intención de verlo. Ojalá al menos criticaran el plan, pero no lo han visto y esto hace que no haya debate. En la municipalidad tienen una caja con el documento impreso, se lo hemos hecho llegar pero lo han ignorado.
Dice el arquitecto que al menos le encantaría que le digan que se han equivocado, que su trabajo está mal. Pero ni eso. Por parte de la municipalidad no se ha recibido ningún argumento y al parecer no hay ninguna intención inmediata de si quiera ojear el PLAM.
No revisar el PLAM es arrojar a la basura un gran trabajo. ¿Por qué no odiarlo al menos, como para poder debatirlo? Es por eso que cerramos este post con una canción:
Ódiame por piedad yo te lo pido,
odio quiero mas que indiferencia,
porque el rencor duele menos que el olvido

Fuente: http://utero.pe/2015/01/20/alguien-ha-malinformado-a-la-teniente-alcalde-de-lima-y-ahora-vuelven-las-obras-sin-rumbo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario