*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

miércoles, 7 de enero de 2015

Cómo arreglar el error que más se comete al cocinar con ajo

El ajo no es sólo un alimento, es sin duda una leyenda con todo su derecho. Se ha encontrado en las pirámides de Egipto e incluso, se hace referencia en la Biblia. Hipócrates, el padre de la medicina occidental, lo prescribía regularmente, y se le dio a los primeros atletas Olímpicos en la antigua Grecia para mejorar el rendimiento.
El ajo tiene más poderes de los que se conoce.
La investigación moderna confirma lo que los curanderos antiguos y herbolarios intuitivamente sabían: que el ajo es un arma poderosa en la batalla contra... la enfermedad. Un estudio de 1999 por S. Ankri y D. Mirelman muestra que un compuesto dentro del ajo llamado alicina, es responsable de los antimicrobianos, antivirales y actividad antiparasitaria del ajo. También se ha demostrado que combate las cepas resistentes a los medicamentos de E. coli, y potencialmente podría combatir algunas superbacterias resistentes a los antibióticos.
La alicina no está en realidad en el ajo. Un compuesto, aliina, y una enzima, alliinase son parte de las células en un diente de ajo. Estos dos se mantienen separados, sin embargo, cuando se rompen esas paredes celulares, se reúnen y forman la alicina omnipotente y poderosa.
Así que cuando estás cocinando en casa,  querrás estar segura de romper esas paredes celulares en los dientes de ajo utilizando el método que prefieres. Pero no lo tires en tu olla o sartén. Resulta que el calor neutraliza los beneficios medicinales de la alicina.
Un estudio realizado en 2001 por K. Song y J. A. Milner, demostró que cocinar el ajo ya sea en estufa u horno de microondas o de cualquier manera, destruye toda la actividad de la enzima alliinase dentro de ella. Sin embargo, la mayoría de los platos piden ajos cocidos en lugar de crudo.
Con el fin de preservar algunas de las propiedades curativas de alicina, muchos científicos sugieren picar o cortar en cubitos el ajo, luego dejar reposar durante diez minutos para dejar que el alliinase haga su trabajo y forme la mayor cantidad de alicina como sea posible antes de que sea neutralizado por el calor. Así que la próxima vez que estés cocinando, asegúrate de cortar primero el ajo, luego dejar reposar. En el momento en que hayas terminado de conseguir el resto de los ingredientes, estos dientes machacados tendrán una gran cantidad de alicina moviéndosee en sus células.
Fuente: organichealth.co

Fuente: http://www.lavidalucida.com/2014/10/como-arreglar-el-error-que-mas-se.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario