*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

viernes, 4 de abril de 2014

Editorial de "El Comercio": Éxito a la moqueguana


Siguiendo el ejemplo de Moquegua, otras regiones también pueden mejorar sus rendimientos escolares
Editorial: Éxito a la moqueguana
Por lo general, nos quedamos desalentados cuando vemos los pobres resultados de las evaluaciones de estudiantes, que revelan unos niveles muy bajos en comprensión lectora y en matemáticas, así como mejoras interanuales muy lentas. La misma sensación solemos tener cuando el ministro de Educación nos informa que...
el déficit en infraestructura educativa equivale casi al 10% del PBI y que un 40% de los alumnos de primaria estudia en escuelas que no tienen agua potable o cuyos baños simplemente no funcionan. Cuando vemos estos ángulos del problema, no es extraño que nos invada la desazón.
El desaliento, sin embargo, se convierte en esperanza cuando vemos lo que han logrado algunas regiones para mejorar sus rendimientos de una manera que, vale la pena notarlo, resulta espectacular, especialmente para nuestro país. En Moquegua, por ejemplo, en las últimas pruebas un 64% de estudiantes alcanzó rendimiento satisfactorio en comprensión de lectura, mientras el promedio nacional es de apenas un magro 33%. Y en matemáticas la distancia con respecto al promedio nacional es aun mayor: 43% versus 17%, casi tres veces más.
Esta diferencia entre los resultados de la región y el promedio nacional, por cierto, no es que siempre hubiese existido. Moquegua, de hecho, comenzó desde muy abajo y en poco tiempo transformó su educación y sus indicadores. Pasó de un 28% de estudiantes con rendimiento satisfactorio en comprensión lectora en el 2007 al 64% en el 2013. Es decir, en seis años dio un tremendo salto. Y en matemáticas pasó de 13% en el 2007 al 43% el año pasado. Lo que significa que si se hacen las cosas bien, en pocos años sería posible lograr un nivel de rendimiento en esta región que se aleje del estándar de un país subdesarrollado.
¿Qué hizo Moquegua? La verdad es que nada del otro mundo. Invirtió el 30% del presupuesto del gobierno regional en educación, básicamente en infraestructura, mobiliario y equipamiento. Aumentó diez días al año de estudios eliminando los feriados regionales y locales tradicionales. Amplió el programa nacional de acompañamiento a profesores con recursos de la región. Suscribió alianzas importantes con el sector privado. Y, básicamente, gestionó bien los recursos existentes.
Se dirá que Moquegua puede hacerlo porque tiene más recursos del canon minero. Pero también Amazonas, que no tiene canon ni mayores recursos, ha elevado notoriamente el rendimiento de sus estudiantes en matemáticas, al pasar al tercer lugar de todo el país, superando incluso a Arequipa y a Lima Metropolitana. Subió 11 puntos entre el 2012 y el 2013, y llegó a un 24% de rendimiento satisfactorio. ¿Cómo lo hizo? Pues con un plan con cinco componentes: capacitación y actualización pedagógica en matemáticas y comprensión lectora, dotación de material didáctico, monitoreo y acompañamiento pedagógico, organización y funcionamiento de las redes educativas, apoyo del sector privado y sensibilización a los padres y madres de familia.
El Ministerio de Educación debería convocar a los presidentes y gerentes regionales a un taller para discutir la factibilidad de adaptar los elementos que resultaron eficaces en Moquegua y en Amazonas (y quizá también Arequipa y Tacna) en todas las regiones. O proponer un modelo de plan regional de educación sobre la base de las experiencias exitosas. En buena cuenta, generalizar lo que se ha hecho bien en estas regiones, ya que hay que aprender del éxito y recrearlo, pues el camino aún es muy largo. Esto tiene que ser visto y planteado como una cruzada nacional, pues estas experiencias demuestran que tan solo administrando mejor los recursos existentes podemos dar saltos importantes en calidad educativa.
El presidente del Consejo de Ministros, René Cornejo, anunció en su discurso al Congreso que ahora sí se incrementará el presupuesto del sector Educación en 0,25% del PBI cada año hasta llegar al 6%, algo que está planteado en el Acuerdo Nacional desde el 2001 y que nunca se ha podido aplicar. Ojalá sea así. Sería un avance trascendental para asegurar el futuro del país. Mientras tanto, vemos que, haciendo las cosas bien y con los recursos existentes en las regiones, se puede avanzar mucho más rápidamente de lo que creíamos posible.

Fuente: http://elcomercio.pe/opinion/editorial/editorial-exito-moqueguana-noticia-1717851

No hay comentarios:

Publicar un comentario