*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

domingo, 21 de julio de 2013

Nuestros sentidos registran erróneamente la realidad ¿cuánto de lo que percibimos es real?

El pato-conejo del filósofo Wittgeinstein: Qué aspecto ves tú, ¿el pato o el conejo? Imagen: moillusions.com

Realmente, ¿qué animal es este? Si asumimos que nuestrossentidos no dan fiel reflejo de lo que sucede ahí afuera, entonces nuestrapercepción de la realidad no es fidedigna. Y a partir de esto, podemos conjeturar con total validez que ‘todo lo que está fuera de nosotros,podría no ser más que un...
engaño de nuestros sentidos, un error de percepción’.Entonces, forzosamente llegaríamos a la conclusión de que la realidad no esaquello que obviamente nos parece rodear.
Como ya nos teníaacostumbrados en sus anteriores capítulos, el nuevo episodio del programa Through the Wormhole (A través del agujero gusano),narrado por el famoso actor MorganFreeman, ha tocado un tema tan complejo como atractivo.

A través de preguntascomo: ¿Qué es real? ¿Cómo podemos estar seguros que eluniverso que nos rodea existe realmente? o ¿Cómo podemos saberque el mundo que vemos coincide con lo que experimenta otra persona? Laserie documental nos ofrece un análisis de la percepción a través de lossentidos, mediante la cual construimos nuestra realidad.
Contra lo que suelepensarse, la información que captan nuestros sentidos, no es un reflejoexacto de la realidad; los sentidos humanos son falibles. Esta suma dedatos es filtrada, procesada y organizada por el cerebro para elaborar una"visión" del mundo que sea útil, en el sentido de que le permita a lapersona desenvolverse ordenadamente en un entorno.
Pero esteprocesamiento de la información, puede no revelar todos los aspectos de larealidad. Como explica en la serie el psicólogo Lawrence Rosenblum, de la Universidad deCalifornia: ‘Así como un mago resalta ciertas características de un fenómeno yensombrece otras para crear el efecto mágico, nuestros sentidos podrían estarensombreciendo ciertos ángulos de la realidad’. No obstante, aclara elpsicólogo: ‘No debemos asumir que toda nuestra percepción se vea ensombrecida otergiversada’.
Efectivamente, unamanera de asegurarnos objetividad en lo que captamos, es el cotejar que nuestravisión es similar a la de muchas otras personas, pues como afirma el propioFreeman en el programa: "todos somos parte de una comunidad dementes", la cual produce ciertos valores colectivos. Uno de ellos es eldinero, por ejemplo; este es en realidad solo un conjunto de trozos de papelque, sin embargo, representan un valor mayor y diferente, pero no sería así, sies que la gente no creyera ni le atribuyera tal significación a los billetes.
Pero así como el dinero, hayotro tipo de valores que regulan la vida de las personas, como el optimismo.Como explica en la serie la neuropsicóloga: TaliSharot, de la University College London, a partir de sus estudiossobre "el sesgo optimista", las personas sobrestiman laprobabilidad de los acontecimientos positivos de sus vidas, mientras quesubestiman la probabilidad de los negativos.
Por medio de un experimento,Sharot muestra cómo es que el cerebro humano opera para resaltar lasposibilidades positivas: en el capítulo, a través de un escáner, se muestra elfuncionamiento del cerebro de una persona cuando ésta sopesa las posibilidadesde que le sucedan eventos negativos, como por ejemplo, un posible cáncer. Se vecómo su lóbulo frontal, se activa ante la discrepancia entre la suposición y laprobabilidad real.
El resultado del experimentomuestra que, los seres humanos, tienden a autoprogramarse para tenderhacia el optimismo. Para Sharot, esto puede deberse a que, al adoptar unapostura optimista, uno mismo se dirige a conseguir una gran cantidad deresultados positivos, es decir, trabaja como una profecía autocumplida.
Personas optimistas tiendena vivir más tiempo, a tener vidas más saludables y exitosas porque en realidadasí se lo imponen, y no es porque así sea; por ejemplo, una persona tiene másprobabilidades de obtener un ascenso aparentemente porque es más positivo, peroen realidad es porque está mucho más dispuesto a realizar mayores esfuerzos,como trabajar más horas.
Este tipo de distorsiones dela realidad hacia lo positivo, así como generan consecuencias positivas,también pueden hacerlo negativamente; por ejemplo, una persona puede seguirmanteniendo el hábito de fumar, asumiendo positivamente que a ella no le vatocar padecer sufrir de cáncer al pulmón.
Por otro lado, la realidadpuede trastocarse no solo desde la perspectiva de la mente humana, sino desdela realidad misma. Así, la realidad fundamental que muchos científicos abordan,se basa en la mecánica cuántica a partir de cuyas reglas suceden fenómenos muyextraños. El comportamiento de un elemento tan simple como un electrón, puedeser drásticamente tan distinto, ya sea que se lo mida como una partícula o comouna onda, es decir, si se cuantifica su posición o el alcance de su impulso enun momento dado.
Según el testimonio dado enel programa de David Tong, físico teórico de la Universidad deCambridge, si bien la mecánica cuántica es la mejor teoría desarrolladapara describir la realidad, mucha de esta permanece por definición‘incognoscible’. En la misma línea reflexiva, el físico Steven Nahn, del Instituto Tecnológico deMassachusetts (MIT), afirma: "creo absolutamente que la realidades una cosa real, pero eso no significa que nosotros la entendamos".Para este científico, quien formó parte el 2012 del equipo que realizó pruebaspara hallar el bosón de Higgs, la realidad como tal, se mantiene en muchosde sus aspectos desconocida.
Para poner un ejemplo alrespecto, en este nuevo episodio, Freeman narra cómo es que el universopuede llegar a tener más dimensiones de las que conocemos, de modo que en ellaslas cuatro fuerzas fundamentales que nosotros manejamos, podrían comportarse deuna manera totalmente diferente. Por ejemplo, la gravedad, que en nuestradimensión es la más débil de todas las fuerzas, podría ser más fuerte en otra.De este modo, la realidad tendría otra lógica en otras dimensiones.
Si aplicamos esta diferenciadimensional a nuestra realidad, podríamos caer en cuenta que estamos inmersosen una especie de holograma. Si partimos de que la cantidad de informaciónalmacenable en una determinada región del espacio, es proporcional a lasuperficie de tal región y no al volumen, entonces podríamos asumir que nuestratercera dimensión -es decir, nuestra realidad- no es más que un efecto cuasiholográfico de las dos únicas dimensiones existentes. Esta perspectiva-considerada extrema- explicaría bastante bien, parte del comportamientoextraño de ciertos fenómenos a la luz de la mecánica cuántica.
Entonces, si estasperspectivas acerca del mundo -ya sea desde nuestras mentes o desde laconfiguración y comportamiento de la materia del universo- son disímiles, quizáen lugar de la desesperación o el escepticismo, nos queda afrontar la realidaddesde un enfoque interpretativo; tomar las visiones que estructuramos del mundocomo sabores de la realidad. En ese sentido -y como diría el filósofo Ludwig Wittgenstein- la única manera de saber si la imagen es la de un pato o un conejo es situándonos en alguno de los dos puntos de vista, formando parte de una de las dos perspectivas, participando en alguno de los juegos del lenguaje propuestos.  

Traducción y edición de Héctor Cárdenas para Sophimanía.
Fuente: Livescience

No hay comentarios:

Publicar un comentario