*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

miércoles, 3 de julio de 2013

Rincón Literario: "El último gallinazo"


Rincón Literario: "El último gallinazo"

Rubén Quiroz Ávila
MARCEL VELÁZQUEZ "La mirada de los gallinazos. Cuerpo, fiesta y mercancía en el imaginario sobre Lima (1640-1895)", Fondo Editorial del Congreso de la República del Perú, 2013.
El libro es un gran fresco sobre Lima, una topografía especulativa que detecta, con delicia y minuciosidad, las...
rutas simbólicas de la megápolis virreinal. Disecciona, con ardor de cirujano, las coordenadas figuradas de la limeñeidad desde su propia genealogía como urbe central y atraviesa sus pliegues textuales, su sintomatología discursiva, sus estrategias de legitimación en el imaginario, primero, como capital de virreinato desde la denominada estabilización colonial hasta su reordenamiento en sus horizontes republicanos, aún sujeta a patrones coloniales y excluyentes que, incluso, a fines del siglo XIX permanecían como nudos gordianos de la convivencia nacional.
En sendos capítulos, nos presenta los síndromes que  organizan la mismísima convivencia: el racismo, la exclusión femenina, el placer censurado, la sexualidad combatida, la invisibilización indígena, la perversión moral, las tristes fiestas coloniales como ambigua reproducción de sus moldes europeos, el desfile de las máscaras de poder como espejismos políticos, el espectáculo público como cuerpo de biopoder, subjetividades transgresoras castigadas, tapadas limeñas que sugieren un seductor erotismo pero también de chismografía sagaz, las murallas de la ciudad como extensión mental y la plaza mayor cual  proscenio trágico y sangriento.
Plantea que las matrices de colonialidad, así como las de subalternización, no han desaparecido sino que se han actualizado en cada uno de los proyectos hegemónicos en Perú, aún en la ilustración criollizada y la propia fundación de una república centralista. Además, sin la menor intención de ceder sus privilegios. Así, cada uno de los limeños tendríamos instalados en nuestro chip cultural, modos de representación que, en menor o mayor dimensión, responden a esas matrices coloniales.
Muchas de estas actitudes o formas de pensamiento se activarían en momentos de interpelación y confrontación ante una situación que provoque. Algunos de nosotros somos cortesanos, nostálgicos imperiales, censores de moral, gozosos de fiestas de sangre, contempladores del caos urbano en resignación, es decir, todos tendríamos nuestra patología colonial adentro y muchas veces ásperamente se manifiesta en lo cotidiano. Vale la disección.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario