*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

domingo, 27 de octubre de 2013

Mi mirada de las cosas


Lima, la horrible

Escrito original de diciembre 2007, rescatado de un blog antiguo
No es que seamos pocos, o que falten las ganas, ni que nos ahorremos los gritos estomacales. No es que nuestros niños sonrían de felicidad o de espasmo muscular, lo que pasa es que vivimos ocultos, vivimos decepcionados y reflejando nuestras pocas ambiciones sobrevivientes en cosas absurdas y banales, estamos sumergidos en... una realidad que pertenece a otros.Nos han abarrotado las celdas con artefactos y juguetes para que nos pasemos la vida idiotizados dentro de un caleidoscopio propagandístico, cual infierno de Goebbels.
Hemos perdido la capacidad de hacer la historia en colectivo, y el individuo ya no tiene la posibilidad de decidir su propio destino, la aventura individual se vuelve un descubrimiento de instrumentos prefabricados, un consumir hasta desaparecer entre los restos de nuestra propia basura.
Pero no se equivoquen, no es que la historia ha llegado a su fin, al contrario, la historia nos esta llamando, nos pide a gritos reempezar a participar en ella, a dejar ese absurdo del hombre practico para retomar nuestros sueños.
Aquí me detengo, en nuestro hombre actual, en este remedo de ser humano que a pasado de la búsqueda del super hombre a encontrarse en un simio consumista sin sueños y viviendo en pesadillas.
Hace un tiempo un amigo me dijo: ‘los jóvenes de ahora ya no somos rebeldes, ‘pe ahora somos prácticos’. Claro, la vida nos hace prácticos, como en el monologo inical de la película ‘transpotting’. ‘Escoge una casa, un auto, una familia, un seguro, un trabajo’ y una serie de cosas y finalmente escogerás la muerte.
Nada, absolutamente nada de las pocas cosas buenas que disfrutamos actualmente fue hecha o conquistada por gente ‘practica’, ellos solo intervinieron en su eventual y parasitaria manipulación, los soñadores, aquellos hombres que quisieron un ser humano libre sobre la tierra, los que confiaban en que era posible la democracia y los derechos de todos, los que amaron y aman la naturaleza, los que murieron por sus ideas, los que supieron mezclar en la praxis todas sus teorías para cambiar el mundo, esos seres rebeldes consigo mismo y con las sillas que nos obligan a parar en el camino a la felicidad, ellos fueron los que conquistaron nuestros placeres actuales, la ‘practicidad’ y la posibilidad de manipular esa felicidad es lo que hace del mundo actual un infierno para casi el cien por ciento de la humanidad que no disfruta de los beneficios del sistema.
Si no vale la pena vivir y morir por nuestras ideas, entonces no vale la pena vivir, esa debería ser la consigna de todo hombre feliz, ahora solo nos queda probar cuanta gente aun esta dispuesta a serlo.
Como diría alguna vez Lennon. La vida es eso que pasa mientras nosotros hacemos otra cosa.
 
Fuente: http://antoniozambrano.lamula.pe/2013/10/27/mi-mirada-de-las-cosas/azambrano83/

No hay comentarios:

Publicar un comentario