*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

viernes, 2 de agosto de 2013

Estudio: Monogamia sería producto de la evolución y por sobrevivencia de grupos


La monogamia se habría desarrollado
en los mamíferos como un mecanismo
de protección de la especie.
Imagen: b.bimg.dk

Solemos pensar que la monogamia es un invento cultural exclusivo de los seres humanos relacionado con la moral o las costumbres religiosas. Sin embargo, el estudio de primates muestra que esta conducta sería un producto de la evolución para reforzar las posibilidades de sobrevivencia de los grupos. Así lo muestran dos estudios realizados en dos universidades del Reino Unido, que si bien manejan hipótesis distintas al respecto, apuntan a reafirmar la importancia de... la monogamia para los mamíferos como un factor de protección para los integrantes vulnerables de la manada.

Por un lado, un grupo de investigadores de la Universidad College de Londres sostiene que los primates machos pueden haberse vuelto monógamos para brindarles protección y evitar que sus hijos sean asesinados por los machos rivales. Ya que las crías dependen demasiado de las madres durante su infancia y esta etapa suele ser prolongada, es en este periodo de vulnerabilidad cuando los competidores masculinos pueden buscar ventaja y querer eliminar a los bebés que sus rivales han engendrado.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores británicos y australianos compararon los datos de 230 especies de primates y cubrieron una etapa de alrededor de 75 millones de años; de este modo encontraron vínculos entre la amenaza de muerte y la aparición de la monogamia. Se dieron cuenta de que el riesgo de infanticidio, es decir, el peligro de que un macho solo mate al primate bebé, causaba actitudes de monogamia en el padre.

Para poder hacer este rastreo evolutivo de la conducta monógama, el equipo de investigadores elaboró un árbol evolutivo gigantesco a partir de los datos genéticos de las relaciones entre las diversas especies de primates. Estos datos fueron cuantificados mediante modelos estadísticos de predicción para poder identificar y resaltar los cambios de comportamiento en estos mamíferos durante su historia evolutiva, tales como la aparición del cuidado paternal de las crías. Esta técnica estadística y ha sido empleada antes en otras áreas como la predicción de resultados electorales en Estados Unidos por parte del especialista en estadística Nate Silver, o para los motores de búsqueda de Google.

Según Christopher Opie, investigador postdoctoral del Departamento de Antropología de la Universidad Colllege de Londres y autor principal del estudio, cuando un macho solo asesina a las crías de otro macho busca aumentar sus genes eliminando los del rival; al matar las crías, la hembra vuelve a ovular y puede aparearse con ella. Es una forma de prolongar sus genes que se transmiten a la siguiente generación. "Cuando nos fijamos en todas las 230 especies, vimos que el infanticidio evolucionó de diversos modos, pero en todos los casos, lo había hecho al mismo tiempo que la monogamia se desarrolló", dijo Opie.

A partir de los resultados estadísticos, los picos de infanticidio masculino coincidieron con el cambio de condición de las hembras de aparearse con varios machos a hacerlo con uno solo. Asimismo, los picos de monogamia coinciden con comportamientos como el cuidado paternal. A partir de estos datos, el estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), concluye que en todas las especies de primates ya se presenta conducta monógama cuando los machos muestran conductas de protección hacia sus crías. Por lo tanto, el camino evolutivo se ha trazado a partir de tres momentos: la práctica del infanticidio para prolongar los genes; luego como respuesta el desarrollo de la monogamia; y posteriormente el desarrollo del cuidado paternal aunque no en todas las especies.

Por otro lado, un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge apuntan a una hipótesis distinta. Para ellos, la monogamia puede haberse desarrollado en los mamíferos para proteger a las hembras de la competencia de otras hembras.

El estudio, publicado en la revista Science, empleó una nueva técnica de clasificación genética que abarcó a unas 2.500 especies de mamíferos, a partir de la cual se determinó como se relacionaban las especies y cuándo se fueron separando una de otra en el árbol evolutivo. Las especies fueron clasificadas en tres grupos según su tipo de organización: solitarias (o no sociales), socialmente monógamas y grupales; a partir de esto se exáminó cómo es que las hembras podían evolucionar del primer al segundo grupo, y del segundo al tercero.

Mediante la aplicación de métodos estadísticos predictivos, los investigadores determinaron los escenarios de desarrollo más propensos. Así, se mostró que en principio el ancestro común de todos los mamíferos era del primer grupo, es decir, solitario o no social. Los grupos organizados por monogamia social evolucionaron 61 veces, frente a un solo caso de hembras solitarias que no hizo la transición a organizarse en grupo.

A partir de los datos acerca de la transición de un tipo de grupo a otro, la hipótesis que los investigadores han elaborado es que las especies se fueron volviendo monógamas porque las hembras, que vivían solas en grandes territorios para evitar la competencia por el alimento, no podían ser defendidas por los pocos machos con los cuales se apareaban. Así, la monogamia se convirtió en la mejor defensa.

Según explica Dieter Lukas, miembro del grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge, las hembras fueron organizándose según la distribución de alimentos y los machos según la distribución de las hembras. Por eso, la monogamia es una opción que resulta de la distribución de los recursos. Esta afirmación se refuerza cuando se observa datos relacionados con la alimentación; la monogamia social es más común entre los primates y carnívoros, más que en otras especies, pues este tipo de dieta especializada puede haber aumentado la competencia por la comida obligando a las hembras a un tipo de aislamiento grupal que es la monogamia.

Discrepancias científicas

No todos los especialistas en evolución y monogamia comparten las tesis presentadas. Para Eduardo Fernández-Duque, profesor de Antropología de la Universidad de Pennsylvania, el problema de la investigación realizada por Opie y el equipo de la Universidad College de Londres radica en sus resultados dependen demasiado de la clasificación de las especies de primates. Por eso, se presentan varias inconsistencias en las descripciones de algunas especies, como es el caso de la rama de los Callicebus, que son sexualmente monógamos pero socialmente no monógamos, pues no permanecen juntos. Asimismo, Fernández-Duque sostiene que el concepto de infanticidio que se emplea en el estudio es binario, lo cual es limitado pues no acapara a especies que no practican el infanticidio.

Pese a las críticas y las características de las dos hipótesis manejadas en las investigaciones, ambos estudios aportan información cuantiosa sobre el comportamiento primate a través de varias especies y durante muchos años. Además, ambos estudios coinciden en sostener que la atención de los padres vendría a ser una consecuencia de la evolución hacia la monogamia.
Traducción y edición de Héctor Cárdenas para Sophimanía.
Fuente: Live Science


Fuente: http://sophimania.pe/2013/07/31/estudio-monogamia-seria-producto-de-la-evolucion-y-por-sobrevivencia-de-grupos/sophimania/

No hay comentarios:

Publicar un comentario