*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

viernes, 11 de octubre de 2013

Ser una niña lesbiana y no morir en el intento

Peppermint Patty y Marcia

Tratar la mayor parte de tu vida de ser alguien que no eres no es justo para nadie


En el colegio nunca me hablaron de eso. En mi casa tampoco. Cuando era pequeña podía ver el desprecio que se cernía sobre lesbianas, gays y transexuales, incluso en mi propia familia, y a los siete años, cuando me di cuenta de que me gustaban las chicas, imaginé el mismo desprecio sobre mí. Era una niña muy pequeña y... llena de miedo, no se lo dije a nadie, ni a mi hermana mayor por un año, ni a mi mejor amiga, ni a mi madre. Quería que me siguieran queriendo y silencié totalmente ese aspecto de mi vida, así que traté de ser lo más “normal” posible. Y tuve muchos enamorados e incluso conviví con el papá de mi hija por muchos años, pero vivía con una insatisfacción terrible que trataba de llenar con lecturas, películas y estudios. Tratar la mayor parte de tu vida de ser alguien que no eres no es justo para nadie. Porque lo que yo sentía era real, no era una abstracción ni una hipótesis, estaba en mí y todos los días trataba de matarlo, para que otros me quisieran, me respetaran y me trataran como a un igual. Y eso era lo que yo quería ser: igual.
Ya adulta y con una hija a mi lado, pude comprender lo que me pasaba, aceptar mi lesbianismo y empezar a ser realmente feliz. Pero toda esta infelicidad pudo haberse evitado si a mí me hubieran hablado de la homosexualidad sin complejos ni prejuicios. Si me hubieran dicho que valía tanto como cualquier heterosexual siendo lesbiana, si me hubieran educado en respeto, amor y comprensión hacia los demás y hacia mí misma. Pero no, nuestra educación es una educación que niega al ser humano al no reflejarlo. Lo que yo sentía y quería, dentro del currículo educativo, era nada. El colegio, al no referirse nunca a mi existencia y a la existencia de millones como yo, solo aumentó mis dudas y temores a niveles exponenciales que hicieron de mi vida, y de la vida de millones, una jaula de la que no podíamos escapar.
Mensaje del ministerio de educación por el día de la niña

El silencio de nuestra educación sobre la diversidad sexual no solo es espantoso, es asesino, nos mata por dentro y permite, literalmente, que se nos mate. Permite que todas las violencias sean posibles sobre lo no dicho, lo ocultado, lo ignorado. A pesar de que es inevitable que se hable de nosotros, de vernos en las calles y en los medios, de tenernos en los hogares día tras día, seguimos siendo inexistentes. Y esta inexistencia solo contribuye a que, a pesar de ser tan igual a cualquiera, no tengamos los mismos derechos que cualquiera.


Mensaje de nadine heredia  por el día de la niña

El Estado no puede seguir siendo cómplice de este silencio sobre nuestras vidas. El Ministerio de Educación tiene la obligación de implementar ese proyecto largamente postergado de la Educación Sexual Integral. La sexualidad no es algo que aparezca a partir de los 18 años apenas nos dan el DNI, la sexualidad está aquí y ahora en la vida de millones de niños que no se ven reflejados ni en el discurso del profesor ni en sus textos escolares. El bullying homofóbico no solo es la punta del iceberg de todas las violencias que vivimos, sino el resultado de una estructura que niega vidas alternativas, y esta negación no puede seguir viniendo desde el Estado. Tiene que empezar a considerarse que en todas las aulas, así como hay niños afrodescendientes, indígenas, inmigrantes o con habilidades diferentes, también hay niños gays, lesbianas y transgénero, y estos necesitan tener referentes positivos sobre sus propias vidas, negárselos es condenarlos a vidas indignas, a vidas sin derechos.
El Estado no debe tener miedo de empezar a construir una sociedad realmente respetuosa e inclusiva, y formar a futuros ciudadanos y ciudadanas libres de homofobia.

Fuente: http://feministas.lamula.pe/2013/10/11/ser-una-nina-lesbiana-y-no-morir-en-el-intento/veroferrari/

No hay comentarios:

Publicar un comentario