*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

domingo, 15 de mayo de 2016

Cómo se creó la nueva capital mundial del ajedrez

   
Durante gran parte del siglo XX el núcleo del ajedrez fue la Unión Soviética y Europa oriental. Pero ahora una nueva capital del ajedrez está emergiendo: San Luis, en Misuri, en el llamado medio oeste de Estados Unidos.
En el club de ajedrez de... San Luis conocí a Chuck, un afroestadounidense de mediana edad que, durante el día, dirige un negocio de venta de carne.
Pero después de trabajar aquí es donde pasa su tiempo libre.
Estamos sentados uno frente al otro y en medio de nosotros hay un hermoso tablero de ajedrez con incrustaciones sobre el cual reposan elegantes piezas de madera tallada.
Fuerzo al rey de Chuck a retirarse: "Jaque, jaque, jaque". Su rey encuentra un refugio. "Maldición", digo. "Se me acabaron los jaques".
"No hay problema", dice y sin hacer ninguna pausa atrapa un peón: "Me apunto un tanto".
El ajedrez es un juego complicado y no ayuda tener que pensar y hablar al mismo tiempo.
Pero en la modalidad de ajedrez rápido -o Blitz- hablar fanfarronadas es parte de la competición.
Chuck
Image caption Chuck pasa todo su tiempo libre en el club de ajedrez en San Luis.
El objetivo es burlar a tu contrincante tanto verbalmente como en el tablero. Y Chuck es el Rey de las Fanfarronadas.

Insultos sin malicia

Es una habilidad que comparte Maurice Ashley, el primer Gran Maestro Internacional negro, que creció jugando ajedrez y hablando fanfarronadas en los parques de Nueva York.
"Los mejores fanfarrones mezclan temas del tablero con temas de la vida, con política, con música, y citan a Shakespeare", dice.
"El verdadero arte", agrega, "es menospreciar a tu oponente, pero jugando, sin malicia. Si en realidad insultas a alguien mientras fanfarroneas, probablemente no estás haciendo lo correcto".
Durante los últimos dos años San Luis ha estado en las noticias por razones negativas.
En agosto de 2014, un policía blanco mató a tiros a un adolescente negro, Michael Brown, en el suburbio norteño de Ferguson.
Las protestas que siguieron recibieron amplia cobertura global. Fue una historia sobre una de las ciudades más violentas en el país y una historia sobre segregación racial.
Edmonds
Image caption Durante la visita del corresponsal de la BBC se celebró el campeonato de ajedrez de EE.UU. en San Luis.
Pero el ajedrez es un juego inusual en cuanto a que trasciende la raza, como pocas cosas en Estados Unidos pueden hacerlo.
"El ajedrez se ha disparado en las comunidades negras aquí", dice Ashley.
El alcalde de la ciudad, Francis Slay, quiere renovar la imagen de San Luis.
El mundo supo de San Luis por su tensión entre blancos y negros, pero lo que él quiere es que la urbe sea celebrada por sus tableros blanquinegros.
"Es una gran atracción cultural. Por sí mismo (el ajedrez) no va a cambiar nuestra imagen. Pero si constribuirá a la mezcla de cosas que hacen que nuestra ciudad sea única", dice.
El Congreso oficialmente declaró a la ciudad como capital del ajedrez en Estados Unidos.
En el centro de San Luis, el elegante edificio de tres pisos que alberga el Club de Ajedrez de San Luis y el Centro Escolástico ahora alberga los torneos de élite de los Grandes Maestros.
Durante mi visita se celebraba el campeonato estadounidense.
Ubicada a su lado está la Cafetería Kingside, donde en sus pantallas gigantes de TV, en lugar de baloncesto como en cualquier bar tradicional, se puede seguir el comentario de los juegos de ajedrez.
Frente al club está el Salón de la Fama de Ajedrez, que no pasa desaparecibido debido a que en su entrada está una pieza gigante de un rey (de ajedrez) de 4,5 metros de altuta.
Puri
Image caption Arun Puri, de 8 años, es uno de los visitantes regulares al club de ajedrez de San Luis, junto con su papá.
En éste se dan clases, que incluyen "Martes para Infantes", donde los pequeños de 0 a 3 años pueden aprender ajedrez para potenciar su "desarrollo cognitivo", según dice el folleto.
Gran parte de este desarrollo se debe a un hombre, Rex Sinquefield.
Entrado en sus 70 años viste pantalones cortos, lleva una gorra de béisbol y sentado entre el público observa concentrado el Campeonato de Ajedrez de EE.UU.
Sinquefield es un hombre adinerado, muchos asumen que es multimillonario, y le gusta el ajedrez. Le gusta tanto que ha inyectado decenas de millones de dólares en el juego.
Él no es parcialmente responsable del renacimiento del ajedrez estadounidense, me dice Yasser Seriawan: es responsable en su totalidad.
En Misuri, Rex es una figura profundamente polémica, un gigante de la política local. Algunos lo llaman Tyrannosaurus Rex.

Polémico

Quiere establecer una agenda de mercado libre radical y desea abolir el impuesto sobre la renta estatal.
Ha fundado think-tanks de derecha y donado unos US$40 millones para apoyar a sus candidatos.
Sinquefield
Image caption Rex Sinquefield ha inyectado millones de dólares de su fortuna para el renacimiento del ajedrez en San Luis.
Pero él afirma que sus donaciones políticas son pequeñas comparadas con las sumas que ha gastado en ajedrez y otras organizaciones de caridad.
Los fines de semana Sinquefield vive en su enorme casa de campo.
Durante la semana, su hogar es una elegante mansión que incluye una extensa colección de arte y está ubicada a la vuelta de la esquina de su club de ajedrez.
Aunque él no es experto ajedrecista, sólo un sólido jugador, piensa en el juego todos los días.
Suele jugar en internet con contrincantes de todo el mundo.
No es fácil entender lo que motiva su filantropía. Sinquefield rara vez habla a los medios y evade las preguntas personales.
Pero quizás se puede encontrar una clave en el orfanato de St Vincent, a unos 20 minutos en auto, donde su madre lo envió a vivir después de que su padre murió y donde pasó gran parte de su infancia.
Está dirigido por monjas alemanas. "Estaba reglamentado, me enseñó la auto disciplina", dice.
Rex trabajó como graduado en la Universidad de Chicago donde estudió "economía racional", sobre la idea de que los inversores individuales no pueden aventajar a los mercados.
Y fue esto lo que eventualmente lo inspiró a establecer los fondos índice que fueron la fundación de su fortuna.
Pero a pesar de que le atribuye al orfanato el fortalecimiento de su carácter, también cree en el poder de transformación del ajedrez.
"Éste se traslada hacia todos los aspectos de la vida académica de un niño", asegura.

Ultracurricular

En todo San Luis hay un extraordinario cúmulo de actividad ajedrecista. Tres universidades locales ofrecen becas de ajedrez, que cubren los costos de matrícula de los mejores jugadores.
Vogt
Image caption Leslie Thomas Washington, directora de la primaria Vogt, dice que el ajedrez ha tenido un impacto en su colegio.
Éstas incluyen la Universidad Webster, que alberga SPICE, las siglas en inglés del Instituto Susan Polgar para la Excelencia en Ajedrez.
Susan Polgar fue la primera mujer en la historia que ganó un título de Gran Maestro al competir exitosamente en torneos de ajedrez.
Formó un equipo en Webster que puede derrotar a casi cualquier equipo nacional de ajedrez del mundo.
Y el ajedrez no sólo está financiado a nivel universitario. Fue introducido en clases ultracurriculares en más de 100 colegios locales, incluidas las escuelas del Distrito Ferguson-Florissant, donde estallaron las protestas tras la muerte de Michael Brown.
En la Escuela Primaria Vogt me reuní con la directora, Leslie Thomas-Washington.
Lleva un traje de pantalón de color rosa brillante y en la mañana recibe a cada uno de sus alumnos con un abrazo.
Vogt es parte de un riguroso estudio diseñado para analizar si el ajedrez realmente puede mejorar la asistencia y los resultados académicos en las escuelas.
Los resultados se conocerán dentro de varios años, pero Washington afirma que ella ya ha notado una diferencia entre los niños que juegan ajedrez.
"He visto un cambio drástico en las calificaciones. Los niños miran las cosas a través de un lente más crítico", dice.
De vuelta en el club, el Campeonato de Ajedrez de EE.UU. concluye con la victoria de Fabiano Caruana, o Fabi el Fabuloso, como lo llaman los comentaristas.
Fabiano Caruana
Image caption Fabiano Caruana es uno de los tres "grandes" del ajedrez en EE.UU.
Este torneo atrajo a los participantes más sólidos de la historia del ajedrez en EE.UU.
El país ahora tiene tres jugadores en los primeros 10 lugares en el mundo. Entre ellos figura Wesley So, quien creció en Filipinas y Caruana que, a pesar de haber nacido en Estados Unidos, se mudó después a Europa y jugó para Italia.
Ambos jugadores ahora compiten para la bandera de las barras y estrellas.
Caruana está patrocinado por el Club de Ajedrez de San Luis. Su regreso a Estados Unidos forma parte del "efecto Sinquefield".
Fuera del club, las mesas de ajedrez -pagadas por el dinero Sinquefield- están todas ocupadas.
Espero mi turno y decido enfrentar a Chuck en otro juego Blitz.
Él habla sin cesar. Es como un juego sedado de ajedrez pero con un comentario contínuo y a todo volumen.
"Estoy en tu casa" dice mientras mueve una torre a mi mitad del tablero. "No quería entrar pero dejaste abierta la puerta trasera y ahora estoy en tu casa".
Y con eso, captura otro de mis peones.

Publicado en: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/05/160513_finde_ajedrez_capital_san_luis_misuri_men

No hay comentarios:

Publicar un comentario