*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

sábado, 28 de mayo de 2016

'Los Justos': ¿Cómo entender sin humanizar? ¿Cómo solucionar sin entender?

https://lamula.pe/media/uploads/t/7f5a06667b20f5702fb69e5782878459.jpg

Conversamos con los responsables de esta adaptación a la obra de Albert Camus acerca de lo universal que puede ser una historia de revolucionarios rusos en 1905 y lo que implica hablar de terrorismo en un país donde existe una suerte de histeria con el tema.
Albert Camus escribió ‘Los Justos’ en 1949 basado en un hecho histórico, la obra de teatro cuenta la historia de una... célula terrorista en la Rusia pre-revolucionaria que planea un atentado para matar al Gran Duque Sergio.  

El escritor francés hizo una investigación profunda sobre este grupo de jóvenes. En su libro 'El Hombre Rebelde' les dedica un capítulo -titulado 'Los Criminales Delicados'- por las contradicciones que los atravesaban. Ellos tenían un aprecio por la vida muy fuerte, por esto pensaban que tenían que sacrificar la suya para poder compensar la que se llevaban. No era matar por matar, tenían que hacer el máximo sacrificio que es el de uno mismo para compensar los pasos que debían tomar para cumplir el objetivo final, derrocar al zar.
Hace una semana se estrenó una adaptación de la obra en la Alianza Francesa de Miraflores. Esta, siguiendo lo contado antes, se centra mucho en la relación y los conflictos internos y externos de los personajes, en sus dilemas morales, en las ideas y móviles que los llevan a vivir una situación tan al límite donde, como dicen, “el final del camino es inevitablemente la horca”.
Los personajes, interpretados por Gonzalo Molina, Fernando Luque, Renato Rueda, Gabriel Gonzales y Andrea Fernández, discuten con alta intensidad conceptos como el amor, la revolución, la justicia, la libertad y el honor. "Si no lo hacíamos así, estos personajes iban a aparecer en escena como esta suerte de genios filosóficos, y no iba a ser creíble", comenta Rodrigo Chávez, director de la obra. Como dice Mariana de Althaus en su reseña sobre la obra, es emocionante ir a ver en un teatro limeño una obra hecha por jóvenes que se atreven a hacerse preguntas grandes.
Además de Chávez, el dramaturgo encargado de adaptar el libreto original de Camus fue Daniel Amaru Silva. Estos jóvenes artistas vienen trabajando juntos desde hace ya algunos años bajo el nombre de Soma Teatro (LINK). A pesar de ser más conocidos por sus trabajos originales, en Soma tienen un enfoque original para hacer adaptaciones.
Foto: Nicole Hurtado
“Los textos los ‘corrijo’ como si fuesen de un alumno de dramaturgia y no de uno los escritores más renombrados que existen. Hago que la obra de otro sea una versión que yo podría disfrutar más que el original. Hay mucha conchudez al comienzo. Porque si no, entra el miedo y el excesivo respeto y no haces nada”, nos cuenta Silva.
Sobre el trabajo específico para adaptar ‘Los Justos’, Chávez comenta que “esta obra tiene muchos argumentos que se encuentran y se confrontan. En la versión original Camus usa mucho metáforas poéticas, redunda mucho por la filosofía. Para nosotros, a veces redundaba mucho para los fines prácticos de ser una obra de teatro. Entonces el trabajo de adaptación ha sido sintetizar y darle un poco más de acción”.
¿Y qué los jala hacia una obra que discute conceptos tan fuertes? Chávez nos cuenta que en el primer acercamiento a la obra tenían la idea de locacionarla en el Perú, “pero el texto es tan fuerte y ya como está toca temas tan cercanos y profundos que vimos que no era necesario hacerlo. En medio de este primer acercamiento salió la pregunta de que ‘¿por qué hacemos esta obra ahorita?’, y eso nos dejó mudos un rato. Lo que comenzó a desarrollarse fue la idea de ponerse en los zapatos de estos personajes y ver por qué gente tan joven se entrampa en esta ideología que prácticamente los va a obligar a morir”. Silva, por su lado, dice: “Yo creo que la obra es una lección sobre el amor a la vida y al mundo. Y creo también que deja en claro que la violencia no tiene sentido”.
Estos sentimientos y lealtades ideológicas tan fuertes se sienten ajenos al presente, como ideales de otra época. A pesar de eso, la obra genera fuertes reacciones. “Los contextos sociales e históricos cambian, pero no las relaciones humanas ni las sensaciones esenciales que provocan ciertas cosas. Si veo la obra como una clase de historia sobre un momento en la revolución armada de 1905 en Rusia, no le va a interesar a nadie. Si la hago sobre cinco jóvenes insatisfechos que buscan darle sentido al mundo en el que les ha tocado vivir, eso es actual”, nos explica Silva. “La revolución es un tema trasnochado hoy en día para muchos, la amistad y el amor no. Y a través de la amistad y el amor, a través de las relaciones humanas, quizás la revolución deje de ser tan trasnochada”.
Foto: María Fernanda Caballero
Esto no significa que se justifiquen las acciones e intenciones de los personajes. “El interés estaba en tratar de entenderlos. No juzgarlos y simplemente hacernos preguntas que en nuestra cotideaneidad no surgen naturalmente”, dice Chávez. Silva se pone más reflexivo sobre este asunto. “Dicen que toda persona tiene un precio y debe de ser verdad. Para los personajes basta un mundo injusto para recurrir en la violencia. Para nosotros ya no, es parte del día a día”.
Los artistas reconocen que, a pesar de que las fechas de montaje en épocas electorales no fueron buscadas, sí existía una intención al hablar de terroristas en un país donde existe una suerte de histeria con el tema. “Siempre se busca algo tocando temas incómodos, sobre todo en el Perú donde existen tantos. Creo que la obra ayuda a combatir la histeria porque humaniza a un grupo de personas que este país se niega a humanizar”, dice Silva.
“Hay un gran miedo a humanizarlos. Y lo entiendo. Pero una persona es una persona. ¿Cómo entiendes si no humanizas? ¿Cómo solucionas si no entiendes? Volvemos a un problema, nos han hecho creer que entender es igual a justificar. Explicar no es aprobar. Tenemos que perderle el miedo a entender las cosas que no nos gustan”.
Foto: María Fernanda Caballero
A pesar de la solidez del discurso de la obra, los responsables de esta adaptación tienen opiniones diametralmente opuestas sobre el correlato de esta historia con la experiencia peruana (en especial con Sendero Luminoso). Para Chávez este existe y fue un motivo por el cual él se acercó a ella.
“Lo que a mí me daba mucha curiosidad es que toca fibras sensibles nuestras. El personaje de Stefan desarrolla la idea que desató Sendero. A mí siempre me ha dado mucho miedo este tema porque siento que las diferencias sociales que pueden haber en el país no se han resuelto para nada y solo falta un lider inteligente para que se desate todo de nuevo. Por esta preocupación me jalaba tanto el texto”.
A Silva no le interesa tanto esto. “Para mí la obra tiene muy poco que ver con Sendero, excepto condenar el terror. Lo del terrorismo me da igual, prioricé más las relaciones con las filosofías”. Esta postura no la tiene por una distancia con la realidad nacional. “Estoy un poco harto del tema porque me apasiona y he leído todo lo que se puede leer sobre él, y siento que no tengo que aportar nada al debate”.
Foto: María Fernanda Caballero
Estas diferencias son consideradas por los artistas como el motor creador de su asociación. Silva comenta sobre ellas. “Yo soy más político que Rodrigo, pero él es más concreto. Yo divago un poco y doy vueltas, el tiene sus ideas más claras. Yo pienso mucho más en la biografía del mundo y él en la biografía del país. Él piensa que el teatro puede cambiar a las personas. Yo solo llego a pensar que genera conversaciones. Pero justamente porque piensa así es que me gusta trabajar con él. Y entre tesis y antítesis sale una síntesis bastante decentes”.
Si de esta fricción creativa salen productos como este, que se sigan peleando.

TEMPORADA

Dónde: Teatro Alianza Francesa (Av. Arequipa 4595, Miraflores)
Cuándo: Viernes, Sábados (8:00 pm) y Domingos (7:00 pm) hasta el 10 de julio
Cuánto: S/ 35.00 general, S/ 25.00 estudiantes y jubilados


Publicado en: https://redaccion.lamula.pe/2016/05/28/los-justos-como-entender-sin-humanizar-como-solucionar-sin-entender/nayoaragon/

No hay comentarios:

Publicar un comentario