*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

viernes, 5 de julio de 2013

“Alan se victimiza porque está asustado por narcoindultos”


“Alan se victimiza porque está asustado por narcoindultos”

*Carlos Tapia dice que expresidente busca distraer atacando al Gobierno. Rivera señala que García miente en artículo
Así como antes lo ha hecho, el expresidente Alan García volvió a aparecer ayer en un diario local con una columna de opinión, en la que vuelve a responsabilizar al Gobierno de querer eliminarlo políticamente porque es...
el principal opositor a un proyecto “continuista y fascistoide”.
Y si bien en un momento reconoce algunos “errores” del pasado, también se autoindulta de todo para finalmente victimizarse. Su artículo, por cierto, se titula: “¿Por qué me quieren liquidar políticamente?”.
Apelando a la desmemoria de un sector de la población, García intenta hacer pensar que los ‘logros’ de su segundo gobierno borra todo el desastre del primero y que, debido a ese ‘éxito’ alcanzado en su segundo quinquenio, ahora buscan implicarlo a como dé lugar en los ‘narcoindultos’.
“Por ello buscan ahora (…) comprometerme en cualquier acto de inmoralidad, cometido en otro nivel. Ya no tengo 40 millones, ahora cobré por reducir las penas o por las obras de agua, etc. Otra vez, proyectan su inmundicia en mi alma. Me indagaron por dos años, asistí a las citaciones, entregué las pruebas de mi trabajo intelectual, pero también debo hacer respetar mis derechos ante acciones por encargo y de claro sicariato político”, escribe el expresidente.
Afirma que “el Gobierno y los adversarios de siempre” buscan destruir sus obras comenzando por el Estadio Nacional, los colegios emblemáticos, Agua para todos, y los pueblos electrificados. Y una vez más, el ego colosal aparece.
“¿No han aprendido que así vuelven a favorecer un nuevo proyecto continuista y fascistoide para el que soy obstáculo? Después serán excluidos y fracasarán, porque viven la microhistoria. A Piérola lo acusaron de inmoral, de traidor a la patria, etc. y ahora se celebra el centenario de su muerte. ¿Alguien se acuerda de sus acusadores? Hay que vivir y actuar en la historia de largo plazo. Y tener fe en su fallo centenario”, finaliza.
TIENE MIEDO
El analista político Carlos Tapia consideró que el artículo de García solo puede entenderse como que él está realmente asustado. No porque lo impliquen injustamente, como afirma, sino que lo involucren, con pruebas, en el festín de ‘narcoindultos’, que él mismo firmó en su segundo gobierno.
“Está asustado de que la Megacomisión tenga suficientes pruebas, ya que los ‘narcoindultos’ pueden llegar hasta altos niveles de su gobierno. Ya se está involucrando a Aurelio Pastor, y si alcanza a un ministro tan cercano como él, entonces le deben estar temblando las piernas a Alan”, indicó.
Es por ello que ahora García, a quien Tapia ve como un personaje “remañoso en política”, ha empezado a atacar rápidamente a Humala para meterle miedo con eso de la presunta “reelección conyugal”, y presionar para que la Megacomisión no lo involucre a él.
Tapia, quien es un convencido de que el Gobierno no lanzará a la primera dama, Nadine Heredia, como candidata presidencial en 2016, también consideró exagerado el calificativo de “fascistoide” que le endilga García al actual régimen.
“Calificarlo así, es no ver la realidad, solo querer calificarlo de la peor manera. Aquí hay libertad de prensa, de organización, hay elecciones”, explicó.
ALAN MIENTE
El abogado del IDL, Carlos Rivera, opinó lo mismo, y también se mostró sorprendido por la soberbia de García, quien habla de la historia y se presenta en ella como un personaje predestinado, el principio y el fin de algo, y no duda en decir, en medio de todo, cosas que no son ciertas.
En su artículo, García llega a afirmar que la Corte Suprema lo absolvió de las serias acusaciones de corrupción de su primer gobierno, lo cual –remarca Rivera– no es verdad. Él se acogió, como se sabe, a la prescripción de esos delitos.
“García también se coloca como víctima del golpe de Alberto Fujimori, cuando en realidad eso lo salvó, porque había una acusación constitucional por corrupción que estaba por salir”, recordó el letrado.
Rivera lamentó, más bien, que García no hiciera un deslinde claro de los hechos de corrupción de su segundo gobierno, ni de los exaltos funcionarios de ese periodo que, al parecer, podrían resultar implicados en casos de esa índole.
“La Megacomisión ha aportado múltiples evidencias que él trata de tapar con un dedo. Se quiere mostrar, tal como después de su primer gobierno, como víctima de una persecución política. Pero, todo lo revelado hasta ahora no son hechos inventados. Trata de desinformar y miente”, insistió.
Luis García Rojas
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario