*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

domingo, 16 de marzo de 2014

Borrachitos de poder


Por: Raúl Wiener

La imagen de Ollanta en la madrugada del sábado era la del desconcierto. Y hasta podría pensarse que realmente no lograba comprender por qué se había llegado a ese punto. Unas horas antes el gabinete Cornejo había sido vapuleado con aplastantes 71 abstenciones contra 47, que indicaban que los partidos del Congreso no habían querido votar por él. Luego había venido una... segunda votación sobre las 11 de la noche, en la que un sector del oficialismo ensayó la maniobra de votar en contra, para anular el valor de las abstenciones.

Esa vez los votos fueron 41 a favor, 6 en contra y 73 abstenciones. Pero al presidente del Congreso no le convenció la jugada y levantó la sesión dejando la cuestión de confianza en el aire. En la misma línea, Humala reclamó un voto claro, o sea que el Congreso le dijese si relevaba al equipo de ministros o lo reconocía como tal. El presidente demostraba así que solo entendía la crisis en su aspecto administrativo y de ahí su énfasis en los programas sociales que podrían paralizarse y el efecto sobre las inversiones.

Fácil podría decirse que el presidente envió a sus ministros sin considerar la menor posibilidad de que ocurriera lo que sucedió. Y por tanto no había un plan B para las circunstancias, lo que explica lo burdo de la maniobra de último momento. Todo indica que la pareja H-H (Humala-Heredia) está tan mareada de poder que no puede ver lo que está ante sus ojos. La seguidilla del aumentazo de los ministros, el retiro de la agenda del tema del salario mínimo y la desautorización del premier Villanueva, el nombramiento de un gabinete incoloro e inodoro que acrecienta los rasgos tecnocráticos del gobierno, la violenta respuesta del presidente a los críticos de Nadine, convertían el pleno congresal del viernes en el terreno de una inevitable respuesta.

Pero Humala sigue hablando de las “agendas electorales” de los que chocan con su manera de hacer gobierno. Ni por acá se le pasa que el Congreso podría obligarlo a hacer concesiones que hasta ahora no ha hecho. Ciertamente se ha beneficiado de la fragmentación y los enconos entre los distintos grupos, pero lo que demuestran los últimos hechos es que la soberbia del poder siempre puede terminar uniendo a los demás contra uno.

Lo que habría que subrayar es que los abstencionistas lo han sido porque no han querido pelearse del todo con el gobierno, tal vez porque cada uno tiene cosas que negociar (el fujimorismo las cabezas de Cateriano y Albán; Bruce la de Omonte; y así en adelante), y porque todos temen la aplicación del artículo constitucional que indica que la negación de confianza a dos gabinetes sucesivos conduce a la disolución del Congreso. Pero no parece que esto tenga mucho significado para Humala. Así que seguiremos en el limbo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario