*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

domingo, 8 de septiembre de 2013

Los muralistas chilenos que desafiaron a Pinochet

Los murales de la Brigada Ramona 
Parra decoran diversos lugares de la 
capital chilena.
Si camina por los alrededores del GAM, el Centro Cultural Gabriela Mistral en Santiago, la capital de Chile, se encontrará con un llamativo mural de 25 metros de ancho y tres de alto que cubre toda la pared del edificio.
De colores intensos y brillantes, representa a...
un minero, un estudiante, un pescador y un miembro de la mayor comunidad indígena chilena, los mapuches.
Más abajo, en la carretera por la que se llega a la sede de la CUT (la Central Unitaria de Trabajadores), el principal sindicato del país, encontrará otro mural que da a un patio y que cuenta la historia de los trabajadores chilenos.
Ambos murales están pintados con el mismo estilo distintivo. Los colores son básicos y los rostros, generalmente de rasgos indígenas, están hechos con gruesos trazos negros.
El rojo, blanco y azul de la bandera chilena son un motivo recurrente.
Ambas pinturas, como muchos otros murales en todo el país, son obra de la Brigada Ramona Parra (BRP), uno de los colectivos artísticos más destacados y resistentes de América Latina.
clic Lea también: Chile a 40 años del golpe: la crisis de la edad madura
Fundado en 1968 por un grupo de comunistas chilenos, la BRP tomó el nombre de Ramona Parra, una joven de 19 años que murió por un disparo de la policía durante una protesta en Santiago en 1946.
Inspirado por el espíritu revolucionario de finales de la década de 1960, los miembros de la BRP salieron a las calles de Santiago a pintar.
Para ellos, los murales no eran sólo un modo de iluminar las apagadas paredes de la ciudad, sino una vía para fomentar un cambio social radical.

No hay comentarios:

Publicar un comentario