*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

jueves, 26 de septiembre de 2013

Factores estratégicos de la crisis en Siria

Iván R. Sierra Medel
A pesar de que el régimen de Assad accedió a adherirse a la norma internacional contra la proliferación de armas químicas, la situación siria no se distiende por completo.  Seis son los elementos estratégicos presentes que explican la aún presente proyección internacional de la crisis en Siria.
A un cuarto de siglo del más reciente uso de armas quimicas por parte de un Estado (el régimen de Saddam Hussein llevó a cabo ataques químicos contra población kurda en Halabja en 1988), el terrible espectro de éstas volvió a hacerse presente con toda su crudeza en...
la madrugada del 21 de agosto de 2013 en los suburbios de Damasco.
El número de víctimas mortales ha sido calculado entre 500 y 1,300, y a mediados de septiembre un informe de inspectores de Naciones Unidas identificó el gas sarín como el agente que se utilizó. Ante el uso de armas de destrucción masiva en cualquier zona del planeta, la comunidad internacional puede, legítimamente, sentirse agraviada en su conjunto. Que el flagelo de las armas químicas se materialice en uno de los sitios clave para la civilización humana, en la ciudad continuamente poblada  en el planeta, cincuenta  siglos, abona al contexto dramático en que se ha producido esta clara violación al Derecho de Gentes.

El nuevo sentido de urgencia colectiva frente a la grave situación en Siria, en el contexto de conflicto interno que escaló desde mediados de 2011 a una guerra civil de desgaste  para ambos bandos y enorme sufrimiento para la población mientras su cotidianeidad le iba relegando a tramos cada vez más breves en los espacios de noticias, detona dos preguntas fundamentales: ¿qué sigue, una intervención militar o una presión diplomática más concertada por parte de las grandes potencias?; y ¿cuáles son los factores estratégicos en la proyección internacional de la crisis en Siria?


La primera pregunta ha recibido respuesta al menos temporal en la aceptación, el 14 de septiembre, por parte del Gobierno de Estados Unidos de una propuesta del Gobierno ruso para una acción coordinada en la identificación, remoción y destrucción del arsenal de armas químicas existente en Siria.



 FACTORES ESTRATÉGICOS PRESENTES.
Ver a la región vecina a Siria como un conjunto es indispensable, ya que el potencial de propagación abierta e indirecta a otros países no solamente es alto en virtud de las características militares del conflicto, sino en función de la elevada confluencia de fronteras internacionales, la mayor en Medio Oriente. En un radio de 400 kilómetros coexisten nueve demarcaciones fronterizas: las cinco terrestres de Siria (Siria-Turquía, Siria-Líbano, Siria-Israel, Siria-Jordania y Siria-Irak) más Líbano-Israel, Israel-Jordania, Jordania-Irak y Turquía-Irak.
Esas fronteras contienen, sobre todo a la orilla del Mediterráneo, la más alta densidad poblacional de la zona. Siria es asiento de 122 personas por kilómetro cuadrado y Líbano de 398 personas, lo que agudiza la vulnerabilidad de la población civil ante choques armados. Esta vulnerabilidad por la alta concentración poblacional en la franja marítima y un estrecho cinturón tierra adentro se combina con el gran peso demográfico de la subregión del Medio Oriente en torno a Siria: la población combinada del país y sus cinco vecinos inmediatos excede los 170 millones de personas.
A la alta confluencia de fronteras internacionales y la dinámica poblacional se suma un tercer factor que no abona a la estabilidad: el mosaico de minorías religiosas y étnicas en la zona y en cada país del área. En la propia Siria, la minoría alawita que controla las instituciones gubernamentales no supera el 10% de la población total; y sumándole a los ismaelitas y otros grupos shiitas apenas alcanzan el 16% del total de sirios, en comparación con el 74% de sunitas (hay además 10% de cristianos, incluyendo algunas de las comunidades cristianas más antiguas del mundo). Un factor de potencial inestabilidad en el mosaico religioso radica en que un mismo grupo que es mayoría en un país puede ser minoría en el vecino, como sucede con los propios sunitas, cuya elevada proporción de creyentes en Siria contrasta con su situación en Irak, donde quedan en minoría con un 30% de la población.
Las minorías étnicas son una característica de la zona, especialmente porque varios pueblos están presentes a través de las fronteras nacionales, como sucede con los kurdos, los turcomanos y los asirios. Los kurdos probablemente enfrentan el desafío más importante, toda vez que constituyen una minoría importante en Siria, con 8% de la población, pero en los vecinos Irak y Turquía rondan el 20%. Los estimados de población kurda sólo en esos tres países, aproximadamente 27 millones de personas, hacen ver la enorme gravitación transfronteriza de los grupos kurdos, pues su cifra conjunta supera los 22 millones de habitantes totales de Siria como país.
En estrecha conexión con las dicotomías minoría-mayoría en términos étnicos y religiosos, se distingue un cuarto factor estratégico, claramente de inestabilidad: la actividad de movimientos separatistas y de paramilitares, enraizada en la zona como en pocas del mundo. Ejemplo de esta larga data es el movimiento armado del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (conocido por las siglas PKK), que desde 1984 ha mantenido actividad guerrillera con reivindicaciones autonomistas-secesionistas en territorio de Turquía y que apenas a fines de abril de 2013 había dado señales de estar dispuesto a suspender su lucha.

En el plano de la actividad paramilitar, el ala armada del grupo militante shiita Hezbolá ha tenido actividad desde 1985, principalmente en Líbano, pero sus milicias, que se estima suman hasta 10,000 combatientes, son generalmente consideradas por los analistas como uno de los factores de mayor importancia para el giro a favor del régimen sirio que desde marzo de 2013 se observa en la guerra civil (adversarios de Hezbolá han acusado al grupo de enviar hasta 3,000 combatientes a Siria, donde estarían adquiriendo nueva experiencia de combate contra la guerrilla anti-Assad del Ejército Libre Sirio, que asegura contar con hasta 80,000 combatientes).
RECURSOS ESTRATÉGICOS.

Los factores de inestabilidad regional confluyen con el quinto elemento estratégico: la concentración geográfica de recursos de primera importancia en ese perímetro del Medio Oriente. La ciudad turca de Ceyhan, a 50 kilómetros de la frontera con Siria, es un nodo para el abasto internacional de hidrocarburos, ya que es el extremo occidental del oleoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan, una línea de casi 1,800 kilómetros de longitud que transporta la riqueza energética del Mar Caspio a terminales en el Mediterráneo y que apenas se puso en operación en 2006. Un segundo oleoducto, que corre de Kirkuk en Irak a Ceyhan, resulta de primera importancia para la exportación del crudo iraquí. De los 970 kilómetros totales del ducto, más de 700 van por territorio de Turquía siguiendo la longitud de su frontera con Siria en una franja de pocos kilómetros al norte de la demarcación.


Los hidrocarburos son solamente parte de la ecuación en materia de recursos estratégicos transfronterizos en la subregión. Quizás todavía mayor importancia revisten los recursos hídricos, pues los dos grandes ríos que dan vida a la zona de Mesopotamia, el Tigris y el Éufrates, atraviesan territorio sirio en su flujo entre Turquía e Irak. Precisamente la zona del Valle del Éufrates ha sido uno de los baluartes que el Ejército Libre Sirio ha logrado mantener prácticamente por entero en su insurrección.

Ante los intereses geopolíticos de primer nivel que se mueven en la zona, las potencias internacionales se han mantenido involucradas en la región por décadas: en un polígono imaginario de acaso 300 kilómetros por lado coexisten como vértices la extensa base aérea de Incirlik en Turquía (donde operan tanto la Fuerza Aérea Turca como destacamentos aéreos permanentes de Estados Unidos), la base naval de Tartus en la costa siria (la última instalación militar de Rusia fuera del territorio de la antigua Unión Soviética) y las bases aéreas soberanas británicas de Akrotiri y Dhekelia en la isla de Chipre.

EL FACTOR MÁS RELEVANTE


A los intereses y factores de poder desplegados en la subregión, se suma el más relevante y que debe ser el de mayor peso en las decisiones políticas, el factor humano. El área ha sido asiento masivo de población desplazada por décadas: a los campos de refugiados palestinos en Jordania, Líbano y Siria se sumaron desde la Invasión a Irak en 2003 más de un millón de refugiados iraquíes tanto en Jordania como en Siria. Desde el inicio de la Guerra Civil en Siria, se calcula que hasta un millón de sirios se han refugiado en países vecinos huyendo de la violencia. Sin duda se trata de la población más vulnerable a conflictos sectarios y penurias económicas, por lo que los esfuerzos de estabilización subregional deben ser encaminados a apuntalar su seguridad y eventualmente facilitar su retorno. 

IVAN R. SIERRA MEDEL fue Asesor de Asuntos Internacionales para Presidencia de la República en la administeación de Felipe Calderón Hinojosa; actualmente es Asesor de Asuntos Internacionales en el Observatorio de Cooperación Internacional para el Desarrollo de México, y docente del Departamento de Estudios Internacionales del ITAM.Foto: Image Editor (flickr).



Fuente: http://revistafal.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1633%3Afactores-estrategicos-siria&catid=156&Itemid=490
sds

No hay comentarios:

Publicar un comentario