*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

domingo, 15 de septiembre de 2013

Historia de Mistura: Kyller, los útiles de Charito y el queso helado del amor

 El postre arequipeño emblema tiene en la feria un exponente como pocos. Charito es un negocio familiar que encierra un relato misturero que aquí te contamos.

MARÍA PÍA BARRIENTOS @pia_barrientos
Redacción online
“Mi padre se retiró de la policía y nos quedamos sin dinero y él invirtió la escolaridad de Charito para hacer esto. Por eso le puso Charito", cuenta Kyller Pázara pícaro como siempre. Sus manos continúan dándole vueltas al platón de metal que reposa sobre hielo. Tiene que...
batir por unos 45 minutos para que el excelentísimo queso helado (made in Arequipa, por supuesto) esté como quiere.
“¿No te duelen las manos?”, lanzo. “Mano virgen no duele jamás”, me dice para después matarse de risa. A su puesto que se exhibe colorido en pleno Mistura continúa llegando gente.
El platón, desenfrenado, sigue dando vueltas sobre su propio eje. El queso helado va tomando forma. Aparece José Pázara, el iniciador de la tradición familiar. Él y su hijo Kyller relatan la historia de su queso helado del amor.
HELADO PARA ENAMORAR
“Mi madre trabajó en el mercado San Camilo toda su vida. Mi padre cuidaba el mercado y la enamoraba ahí”, relata Kyller, emocionado como siempre.
“Ella me enseñó. *Yo la enamoraba y buscábamos el queso helado*”, dice don José, el hombre que desde hace 27 años endulza con un dulce emblema.
Pasó el tiempo. Dicen que el postre se estaba perdiendo. Ella quería comerlo y no lo encontraban. Así, nació la idea de comenzar a prepararlo ellos mismos.
“En vez de comprar los útiles escolares para que mi hija vaya al jardín, compré los utensilios para hacer el queso helado”, especifica el patriarca. Los hechos confirman que chotear al nido de Charito fue una decisión acertada.
“Ahora tenemos un nombre a nivel nacional e internacional porque me están invitando para todos sitios”, cuenta don José. Por el dulce arequipeño ha viajado por casi todo el Perú y ha llegado también a Chile.
Kyller sigue batiendo. Lo hace desde que era un niño. Hoy su hijo de 5 años aprende el oficio familiar. Su esposa sigue atendiendo a los clientes en su puesto. Hoy continúa la tradición. El queso helado ya está listo para disfrutar.
¿DÓNDE IR?
El queso helado Charito se vende en el Club Internacional de Arequipa (en la Av. Bolognesi, en Yanahuara), la plaza de Yanahuara y en la plaza de Characato.

Fuente: http://elcomercio.pe/gastronomia/1631200/noticia-historia-mistura-kyller-utiles-charito-queso-helado-amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario