*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

jueves, 7 de noviembre de 2013

¿Nuestros huesos influyen en nuestra mente?


referencial (foto: internet)

Investigación demostraría que los huesos influyen hasta en el estado de ánimo y la fertilidad de las personas.
Hasta hace poco se creía que los huesos solo eran el soporte del cuerpo y escudo protector de los organos, sin embargo, una investigación realizada por el genetista Gerard Karsenty revela que estos tienen muchas funciones más.
En un artículo de The New Yorker se relata que Karsenty, presidente del departamento de genética y desarrollo de...
Columbia University Medical Center, lleva investigando por casi dos décadas a una misteriosa proteína llamada osteocalcina, que se encuentra en altas concentraciones en el esqueleto, y que según sus hallazgos, un mensajero enviado por el hueso para regular los procesos cruciales de todo el cuerpo.
En pruebas realizadas en ratones, llegó a descubrir que es una sustancia que tiene alta influencia en el hígado, músculos, páncreas , testículos , e incluso, en el cerebro.
Karsenty ha planteado preguntas provocadoras acerca de la función del esqueleto de la fecundidad. En 2011, se demostró que los huesos jugan un papel crucial en la reproducción masculina: los ratones que no producen osteocalcina tenían niveles anormalmente bajos de testosterona y eran estériles. Los ratones que producen niveles altos, por el contrario, tenían más testosterona y crias con más frecuencia. ( El mecanismo no parece ser pertinente para las hembras. )

El esqueleto y el cerebro

En un artículo publicado a finales de septiembre en la revista Cell , Karsenty demostró que el hueso tiene una influencia directa en la memoria y el estado de ánimo. Los ratones cuyos esqueletos no produjeron osteocalcina como resultado de manipulación genética estaban ansiosos, deprimidos, y casi completamente incapaces de dominar una prueba de memoria espacial .
Cuando Karsenty les aplicó la hormona que les faltaba, sin embargo, su estado de ánimo mejoró y su desempeño en la prueba de memoria se convirtió en casi normal. También encontró que, en hembras embarazadas, la osteocalcina de los huesos de la madre cruzaron la placenta y ayudaron a dar forma al desarrollo del cerebro del feto. En otras palabras, los huesos hablan a las neuronas incluso antes del nacimiento .

Influencia del hallazgo en la salud humana

A medida que envejecemos, nuestra masa ósea disminuye. La pérdida de memoria, la ansiedad y la depresión también se vuelven más comunes. Estos hechos pueden estar separados, pero también podrían estar relacionados.
¿Sería posible proteger la memoria o tratar el deterioro cognitivo relacionado con la edad, con una hormona del esqueleto ?
La osteocalcina claramente no es la única sustancia que regula el azúcar en la sangre o la fertilidad masculina o la cognición, y su importancia relativa puede ser diferente en las personas . En los ratones, ninguna otra sustancia puede compensar una falta de osteocalcina cuando se trata de estas funciones, como muestra de trabajo de Karsenty . ¿Ocurre lo mismo en los seres humanos ?
Una posible pista viene de los hombres que son incapaces de responder a la hormona como resultado de una mutación genética. Karsenty ha identificado a dos de esos hombres, y los dos son estériles e incapaces de regular el azúcar normalmente lo que los modelos de ratones podrían predecir.
La verdadera prueba, sin embargo, sería un ensayo clínico en el que los investigadores identifiquen a pacientes con un defecto genético relacionado con la osteocalcina, o los pacientes con bajos niveles de osteocalcina, y los traten con la hormona para ver si revoca la baja fertilidad , mala memoria, ansiedad o depresión.
Lo cierto, según señala Karsenty es que ahora sabemos lo suficiente para reconocer que el cuerpo es mucho más interconectado que la mayoría de la gente piensa. " Ningún órgano es una isla", le gusta decir . Y si X habla a Y, entonces Y debe hablar de nuevo a X.

Fuente: http://redaccion.lamula.pe/2013/11/06/nuestros-huesos-influyen-en-nuestra-mente/danyvaldez/

No hay comentarios:

Publicar un comentario