*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

viernes, 22 de noviembre de 2013

Por qué gustan tanto las 'frases célebres'



La primera figura que se me viene a la cabeza cuando pienso en citas, es Oscar Wilde. Sus afirmaciones sobre el arte, la vida y las relaciones están repletas de una verdad tan cínica, pero que uno podría aceptar con un sí, puede ser. "La experiencia es simplemente el nombre que le damos a nuestros errores", dice.
Puedes encontrarlo citado en todas esas web que abundan sobre frases 'geniales' y 'célebres', brainy quotes, y otros sitios donde la brevedad busca satisfacer la...
necesidad por comprender lo que atisbamos precariamente de manera verbal.
¿Por qué ese atractivo por una hipoverbalidad que delimita una realidad, a través de una forma supuestamente aguda? Que la web cobija cientos de sitios de internet especializados en frases celebres y citas, es innegable (escribe en el buscador de Google "quotes", "frases", y el mar de 'respuestas' posibles tocará tu mente). Algún mercado satisfará.
Sin duda muchas de esas frases son extirpadas de su contexto original. La frase citada de Wilde líneas arriba es parte de una reflexión de Lord Henry sobre su gusto por comprender los "resortes" humanos y comprender al mismo personaje de Dorian Gray, y se enuncia en un momento específico de la narrativa de El retrato de Dorian Gray.
Este es solo un caso. Cuántas veces he visto 'frases de' Bob Marley -con su foto de fondo- pero que de veras Bob Marley no la había dicho. Igual con Kurt Cobain. La fuente siempre faltará en la internet. Y esta es la opción que ni es estúpida, ni es inteligente: Se legitima una frase, que quién sabe de dónde viene, con el retrato un famoso.
Sin duda, la brevedad verbal y nominal está vinculada con una forma popular de enfrentar las cosas: cerrar la experiencia en una frase -pienso en los aforismos de Nietzsche sobre el amor-, para qué más (no implica comprensión), es un intento de sacudirse de aquello que realmente preocupa. De ahí que el género aforismo sea un género que está en el bolsillo de muchos. Los refranes y dichos atraviesan también la literatura escrita (El Quijote).
Recuerdo ahora al budismo zen, corriente espiritual que tanto ha cultivado la síntesis verbal, con pensamientos que critican de alguna manera o desconfían de los excesos verborréicos. Una frase o dicho resume un asunto, al menos eso intenta el que lo enuncia; sin embargo, no implica una comprensión cabal sobre lo que refiere. Pues sacando de contexto un pensamiento zen, si dices que lo comprendes, estás lejos de hacerlo.

Fuente: http://danielavila.lamula.pe/2013/11/20/por-que-gustan-tanto-las-frases-celebres/danielavila/

No hay comentarios:

Publicar un comentario