*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

martes, 21 de mayo de 2013

Peruano resuelve un problema de teoría de números irresuelto por 271 años


Peruano resuelve un problema de teoría de números irresuelto por 271 años

“No es inusual que un problema matemático quede irresuelto por siglos. Ya los griegos se planteaban preguntas que fueron resueltas solo en el siglo XIX”, asegura Helfgott en una entrevista a radio Filarmonía. La conjetura débil de Goldbach enuncia que, todo número impar mayor que 5, puede expresarse como suma de... tres números primos. La demostración de esta conjetura ocupa 133 páginas. El matemático británico G.H. Hardy pasó gran parte de su vida intentando resolverla. Al no lograr su objetivo, concluyó que se trataba de uno de los problemas irresueltos más difíciles de las matemáticas, el cual ha sido solucionado 271 años después de ser planteado por un matemático peruano de 35 años, llamado Harald Helfgott.
 
Esta conjetura recibe el nombre de “débil” pues la conjetura fuerte de Goldbach sobre la suma de dos números primos, si se demuestra, demostraría automáticamente la conjetura débil de Goldbach. Es decir, si cada número par mayor que 4 es la suma de dos primos impares, se puede aumentar tres a los números pares ascendentes que 4 para producir los números impares mayores que 7.
 
Para llegar al resultado final, Helfgott cuenta que debió mejorar muchas técnicas de varias áreas, algunas de ellas aplicadas. “Por ejemplo, necesitaba cotas explícitas para lo que se conoce como funciones parabólicas cilíndricas; estas habían sido utilizadas por mucho tiempo por físicos e ingenieros, pero, si bien había una buena serie de trabajos de alrededor de 1960, no tenían lo que necesitaba, así que tuve que derivar cotas explícitas yo mismo. Estas serán de interés para los especialistas de las ramas aplicadas, quienes ahora, sin duda, retomarán esa parte de mi trabajo y la mejorarán a su vez. Doy un ejemplo menor pero espero que sea bastante típico”, explica.
 
ACERCA DE  
 
Limeño de nacimiento e hijo de científicos, Helfgott recuerda que sus padres, desde muy joven, lo alentaron en sus intereses. “Cuando tenía 12 ó 13 años, comencé a ir a grupos de jóvenes que se reunían en San Marcos y la Católica para entrenarse para las competencias (‘olimpiadas de matemática’) a nivel latinoamericano. Pronto, se nos hizo claro que la competencia no era lo más importante. Lo importante era aprender juntos, pedir consejos a estudiantes con más experiencia, y conocer a jóvenes de otros países con los mismos intereses”.
 
A pesar de su juventud, ya ha sido reconocido con distintos galardones, entre los que figuran el Premio Leverhulme, otorgado por la Fundación Leverhulme, el Premio Whitehead, otorgado por la Sociedad Matemática de Londres, y el Premio Adams, otorgado por la Facultad de matemáticas de Cambridge y el St. John’s College. Actualmente, reside en Paris y se desempeña como investigador en el Centro Nacional para la Investigación Científica. 
 
MILAGROS OLIVERA
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario