*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

domingo, 28 de abril de 2013

"Ahora quieren silenciarnos", lea la columna del director Fernando Valencia



A continuación reproducimos una importante nota publicada en "Diario16":
Hemos recibido una extraña notificación judicial del Noveno Juzgado Penal en el que se nos informa que el expresidente de la República Alan García nos ha querellado.


Decimos extraña porque el juez Rómulo Chira nos pide que le hagamos llegar con urgencia y “bajo responsabilidad funcional” el “nombre correcto” de...
la “persona de  Fernando Valencia”. Hemos consultado con algunos abogados y constitucionalistas amigos, quienes se han mostrado sorprendidos por este emplazamiento judicial. Uno, porque se nos exige bajo velada amenaza que le informemos sobre nuestro nombre como si se tratara de una tercera persona y estemos usando un nombre incorrecto.  Segundo, porque esa demanda debió ser rechazada de inmediato porque es obligación del denunciante consignar el “nombre completo” de la persona a quien denuncia. Lo grave, nos advierten, es que el juez estaría actuando como una “mesa de partes” del denunciante, en este caso Alan García. O sea, estaría funcionando como “juez y parte”.

Hasta el momento, no conocemos el contenido de la querella y, además, nunca recibimos una carta aclaratoria o de rectificación del ofendido líder aprista. Lo que sí sabemos es que a su entorno le preocupaba desde el inicio que informemos sobre el desarrollo y los resultados de las investigaciones de la Megacomisión. Tanto así que, en algún momento, llegaron a ofrecernos una nada despreciable suma de “inversión publicitaria” de una conocida universidad a cambio de que no publiquemos en portada, solo en portada, noticias, hallazgos e informes de la Megacomisión.

Obviamente, no aceptamos su “jugosa” propuesta. Y ya vemos las consecuencias. Ahora quieren silenciarnos. La estrategia es clara: pretenden amedrentarnos para que no continuemos informando sobre las irregularidades que la Megacomisión y la Procuraduría Anticorrupción vienen descubriendo. No es casual que los integrantes de estas dos instituciones sean también actualmente blanco de querellas y denuncias. Felizmente, instituciones como el Ministerio Público ya rechazaron las estratagemas del líder aprista y sus abogados para “victimizarse” y  evitar que la Megacomisión continúe con sus investigaciones sobre las presuntas irregularidades del gobierno anterior. Esperamos que el Poder Judicial siga su ejemplo, más aún ahora que el presidente de la Corte Suprema se ha comprometido a fumigar a los malos jueces y velar por el correcto cumplimiento de la administración de justicia.

Diario16 se debe a sus lectores. Es un principio al que no renunciaremos.

Fernando Valencia
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario