*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

lunes, 8 de abril de 2013

En la otra esquina: LOS “RABO DE RATA”

Podría ser que haya comenzado una era donde la ciudadanía no se dejará manipular fácilmente por los “rabo de rata”. Pero eso no significa que estos últimos se vayan a quedar tranquilitos.

Todo lo contrario, para los “rabos de rata” siempre es más fácil unirse. Por instinto de supervivencia saben que tienen que deponer rápidamente lo que los separa para defenderse. Para ellos, ponerse de acuerdo es más una transacción comercial que una negociación política.
Los “rabo de rata” son...
un clan organizado o fácil de alinear una vez identificado el peligro. Los “rabo de rata”, además, no son ingenuos. Para ser exitosos han tenido que administrar una frondosa red de aliados en el sector empresarial y en la política. Son un clan que se mueve a distintos niveles empresariales, de gobierno y en todas las instancias de los poderes del Estado. Les gusta el queso y cuando lo ven, abren la boca y se lo comen.
Hemos estado a merced de ellos durante mucho tiempo. Los poderes del Estado están plagados de su presencia y de sus prácticas. Se han instalado tan descaradamente que actúan tranquilos. Tienen técnica y sapiencia para distraernos de nuestros objetivos principales. Nos hacen pelear, discutir, concentrarnos en objetivos subalternos.
Lourdes Flores en la campaña municipal de 2010 planteó, si mal no recuerdo, por primera vez en términos electorales, la dicotomía decencia contra corrupción. Arrinconó a Kouri con ese mensaje y por transgresiones tan chabacanas al sistema Kouri terminó siendo retirado de esa campaña electoral. Lourdes lo hubiera vencido, pero no se dio la pelea.
Finalmente, en esa elección ganó Susana Villarán. Entre el pasado del PPC y el de la novel Fuerza Social, ganaron los que la mayoría de limeños consideró más decentes. Antes, el PPC se había aliado con Solidaridad Nacional y avalado la cuestionada gestión de Castañeda.
Ollanta Humala pudo sobrevivir como candidato y llegar a ser presidente de la República porque una mayoría optó, no por su plan rojo –útil para llegar a la segunda vuelta, pero absolutamente inútil para triunfar en la elección–, sino por la decencia. A mi entender, a pesar de sus consignas incendiarias, la mayoría apostó la esperanza de un gobierno más decente al que se podía presuponer haría Keiko Fujimori, aunque eso, en términos políticos, hubiese podido suponer “el salto al vacío”.
¿Se acabó la dicotomía ricos frente a pobres? ¿Izquierda frente a derecha? Yo creo que sí. Si “los decentes” se centran en sus coincidencias, creo que por las próximas tres elecciones presidenciales (y las cuatro municipales) podríamos fijarnos como objetivo construir un Estado moderno y una nación marcada por el respeto a la ley.
Sería patético para la historia peruana recibir el 2021 gobernados por un “rabo de rata”, y más patético aún recibir el 2032 –que se cumplen los 500 años del encuentro de las dos culturas que nos cimientan como peruanos– sin haberlos desplazado definitivamente.
Necesitamos 20 años para reducir al mínimo la cultura de los “rabo de rata”.
¿SE ACABÓ LA DICOTOMÍA RICOS FRENTE A POBRES? ¿IZQUIERDA FRENTE A DERECHA? YO CREO QUE SÍ
Publicado el lunes 8 de abril en @diario16
@elinfantejuan

Fuente: http://lamula.pe/2013/04/08/en-la-otra-esquina-los-%E2%80%9Crabo-de-rata%E2%80%9D/juaninfante

No hay comentarios:

Publicar un comentario