*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

viernes, 27 de enero de 2012

Mulder

Por:  El Escorpión elescorpion@diariolaprimeraperu.com
Claude Maurice Mulder Bedoya (Mauricio Mulder) es un aprista simpático, salvo cuando habla. Ahí la malogra porque cuando suelta la cuerda de su verbo ocurre algo extraño que te transporta a una combi estridente o a un mercado de pueblo donde uno ruega para que aparezca el silencio. Algunos hombres y mujeres de prensa indican que no era así cuando laboraba en el diario “La República”, como jefe de la sección Internacionales. Dicen que era más bien callado, meditabundo, casi triste, que hablaba solo lo que debía. Algo le pasó, porque se convirtió en un ventilador verbal. Yo lo recuerdo vociferando en la campaña para ser elegido congresista en el 2001 e insultando a sus adversarios. Algunos indican que siempre fue un parlanchín sin freno desde sus épocas de estudiante en la Universidad Católica, allá por la década del 70. Algunos compañeros suyos manifiestan que hubiera ganado más votos si se hubiese callado durante las campañas electorales y que se haría millonario si vendiera caro su silencio. Ahora este aprista, que dice que Alan García es honesto, se ha subido a la campaña procorrupción a favor de la revocatoria de la alcaldesa Susana Villarán y menos mal que los apristas democráticos no le hicieron caso. Algunos apristas, que lo conocen bien, dicen que quiere solo levantar un poco de polvo con eso de su apoyo a la revocatoria, que busca cámara, un poco de publicidad. Es público que tiene un sueño, quiere ser Presidente de la República. No da para tanto en verdad; pero al menos quiere ser candidato del APRA. El drama de Mulder es que sabe que no llegará a ser ni lo uno ni lo otro. Es un aprista ambiguo que se alucina del ala izquierda de un partido súper derechista. ¿Qué pensará el doctor García, el de la plata llega sola, de este hombre insultador? Nadie sabe. Intuimos que Mulder, cada vez que puede, suspira: ¡Cómo me gustaría ser como el doctor García!

Fuente: http://www.diariolaprimeraperu.com/online/columnistas-y-colaboradores/mulder_104173.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario