*-*

Las cosas que uno medita mucho o quiere que sean 'perfectas', generalmente nunca se empiezan a hacer...
*-*
"Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano". (Ernesto Sábato, Antes del fin)
*-*

martes, 20 de marzo de 2012

A celebrar el Día Mundial sin Carne

Existe un Día Mundial sin Tabaco, un Día Mundial sin Compras, un Día Mundial sin Luz, un Día Mundial sin Autos y también existe un Día Mundial sin Carne. Todos los 20 de marzo de cada año la comunidad vegetariana en distintas partes del mundo hace un intento por involucrar a los no vegetarianos e invitarlos a vivir un día, sólo 24 horas, sin comer carne. ¿Es esto posible? diasincarne.jpg
La mayoría de personas que comen carne me han dicho que es complicado almorzar sin carne, que cuando lo han hecho (siempre por accidente), no llegan a sentir la sensación de saciedad que debería generar un buen almuerzo. Ya sufren bastante en Semana Santa sin poder comer su lomo saltado o su parrilla, entonces, un Día Mundial sin Carne, ¿para qué?
Las razones por las cuales nació esta iniciativa son fundamentalmente cuatro: bienestar y salud, conservación del medio ambiente, amor a los animales y solidaridad con la población desnutrida a nivel mundial. Razones fuertes sin duda, que lamentablemente pueden sonar lejanas y poco aterrizadas por falta de difusión e información. La Farm Animal Rights Movement (FARM) lo resume así:
• Un Día sin Carne por...
tu salud: una dieta ausente de productos de origen animal ha probado ser un arma extraordinaria contra enfermedades como el cáncer, diabetes, Alzheimer, la obesidad, los problemas cardíacos y una larga lista de dolencias.
• Un Día sin Carne por los animales: todos los animales, incluyendo los humanos, somos seres sintientes. Eso nos hace idénticos en nuestra forma de sentir dolor y placer. Cuando decidimos evitar la carne estamos promoviendo una vida menos violenta para todos los seres que habitan en este planeta.
• Un Día sin Carne por el planeta: siguiendo una dieta sin carne puedes hacer tu parte para detener el calentamiento global: la industria ganadera es responsable de grandes emisiones de metano, uno de los tres gases que se consideran responsables del calentamiento global.
• Un Día sin Carne por solidaridad: según la FAO, se necesitan al menos siete u ocho kilos de cereal para producir sólo un kilo de carne de vaca. Si seguimos por esta vía, el alimento seguirá siendo insuficiente para nutrir a toda la población mundial.
Países como Chile, México, España y Venezuela son algunos de los que participan activamente del Día Mundial sin Carne, y Brasil está comenzando a hacerlo desde hace algunos años con iniciativas muy potentes. Las celebraciones son variadas : flashmobs, ferias gastronómicas y medio ambientales, campañas informativas, proyección de documentales, conciertos, etc. Incluso muchos restaurantes cambian su carta a vegetariana por esa única fecha y ofrecen innovadores platos para facilitar a los carnívoros cumplir con el Día sin Carne.
En Perú, La Unión Vegetariana suele organizar picnics en parques miraflorinos y otras agrupaciones realizan ferias informativas y gastronómicas en distintos distritos. Aún no está muy difundido, pero se va avanzando. Las opciones sin carne se encuentran más en las cartas de los restaurantes y cada vez escucho más gente que se sorprende después de comer un plato vegetariano y descubrir que no era feo… ¡Oye, estaba rico!, cuántas veces he escuchado esa frase…
¿Quién dice que no se puede tener un día sin carne? Se puede. Yo les dejo solamente una muestra de los platos sin carne más ricos que recuerdo haber comido en los últimos meses, de esas que te cambian la vida y que recomiendas a todo el mundo. Realmente, sin ánimo de cherry y por pura solidaridad, les digo que tienen que probarlas. Aquí les dejo el humilde top ten para celebrar el Día Mundial sin Carne:
1. Tortilla española de Bar Olé
Ésta me la recomendó una amiga. Al principio me burlé de la forma en la que describía la experiencia religiosa de comer esa tortilla española, pero luego tuve que reivindicarme toralmente. Tuve que admitirlo, era verdad que había un antes y un después a partir de la tortilla española del Bar Olé. Dirección: Pancho Fierro 109, San Isidro.
tortilla.jpg (Flickr/rdpeyton)
2. Empanada vegetariana de Paulistas
Hasta antes de descubrir este local diminuto que queda perdido dentro de un centro comercial en San Isidro, creía que la empanada de choclo de Mavery, era rica. Pero no. Esta empanada está rellena con un salteado de champiñones, zucchini y alcachofas con crema bechamel. Te la sirven con una salsa dulce y una salsa de ají que son todo en la vida. Dirección: Chinchón 944, tienda 128, San Isidro (a media cuadra de Rivera Navarrete).
3. Pastel de choclo vegetariano de La 73
El pastel fue para uno de mis cumpleaños. Había escuchado hablar de los churros con chocolate de este restaurante en Mistura del año pasado, así que ese día fuimos a cenar ahí con el fin de pedirlos para el postre. Creo que ya ni pedí los churros, el pastel de choclo fue la sensación del almuerzo. No sé qué es lo que lleva exactamente pero es riquísimo, vayan y pruébenlo. Dirección: El Sol Oeste 175, Barranco (al lado del Estudio 4).
4. Cebiche vegetariano de Punta sal
Esto fue en un almuerzo de la oficina, era verano y todos querían comer ceviche. Punta Sal quedaba cerca, así que los acompañé, ya resignada a comer canchita con camote. Fue una grata sorpresa leer en la carta esto del ceviche vegetariano. Lo hacen con espárragos, alcachofas y champiñones. Totalmente recomendable. Dirección: Malecón Cisneros cuadra 3, esquina con Trípoli, Miraflores.
5. Salteña de poros de El Almazen
Ésta la probé un día cualquiera. Paseaba por un parque cerca al Reducto en Miraflores. No había tomado desayuno y me acerqué a Bioferia para comprar un café y algo para comer. Ahí estaban Mariela y Henry en el stand de El Almazen, ya no quedaba casi nada, quedaba solo un pedazo de queque de plátano y, al lado, la salteña más buena que he probado en mi vida. Dirección: Recavarren 298, Miraflores.
6. Risotto del huerto de Sofá Café
El risotto fue una noche saliendo del cine en Larcomar. Por alguna razón no habíamos almorzado ese día y queríamos cenar algo rico, así que entramos a Sofá Café. Estaba dudando entre pedir la empanada con salsa de champiñones que ya había probado anteriormente y es muy buena, pero como tenía hambre preferí probar suerte con el risotto. Éxito rotundo. Dirección: Larcomar - Plaza Gourmet 1º nivel.
falafel_kudumomo_Flickr.jpg7. Empanada peruana de Tortas Gaby
Tenía que llevar algo al baby shower de una de mis mejores amigas. Obviamente, pensé en llevar capreses, sino la mesa iba a ser pura butifarra y pan con pollo, así que fui a Tortas Gaby. Ya casi cuando estaba pagando en la caja, vi que tenían una empanada nueva, pregunté de qué estaba rellena (siempre pregunto sin mucho éxito), y la compré en ese mismo instante. La rellenan con queso fresco, tomate y cebolla, con un aderezo buenazo. Dirección: Larcomar - Plaza Gourmet 1º nivel.
8. Crepe toscana de Crepes & Waffles
Éste es el de todos los fines de mes en almuerzos de la oficina. El restaurante tiene una gran variedad de opciones vegetarianas y ésta es una de las que más me gusta. Lleva queso mozarela, champiñones frescos, tomates confitados y salsa de champiñones encima. Dirección: Vasco Núñez de Balboa 751, local 3, Miraflores.
9. Falafel de Angela’s Place en Máncora
Lo probé durante unas pequeñas vacaciones en Máncora. La dueña es una austriaca que se quedó en la playa en una de sus visitas mochilenado. El restaurante tiene comida vegana y vende cereales y galletas integrales especiales para vegetarianos, y el humus con el que acompañan el falafel es súper bueno. Dirección: Piura 396 (frente al malecón turístico).
(Flickr/Kudumomo)
veggiepizza_rusvaplauke_Flickr.jpg10. Pizza vegetariana de Cosa Nostra – San Bartolo
La probé el sábado pasado durante la cena. Es una trattoria artesanal que abrieron el año pasado. Las pizzas son buenazas, el ají es buenazo, el aceite de oliva es buenazo, la sangría es buenaza… Me parece que trabajan con insumos orgánicos, porque todo tiene un sabor diferente. Si van, antes de comer la pizza vegetariana, pídanse el pan al ajo especial. Dirección: Mar Pacífico, lote 16 A (a la altura del kilómetro 48 de la Panamericana Sur).
(Flickr/Rusvaplauke)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario